Las Leonas obedecieron su historia y se quedaron con el pasaje al Mundial

Obedeciendo a la historia. Así pasaron Las Leonas las semifinales de la Copa Panamericana de Chile y cumpliendo el primer gran objetivo con el que llegaron a la cancha Prince of Wales de Santiago: clasificar al Mundial de España-Países Bajos.

Con autoridad pero no con menos trabajo, se impusieron a Canadá por 3 a 0 y se aseguraron uno de los tres lugares que entrega este torneo para la gran cita del año, la más importante para el hockey femenino que tendrá lugar del 1° al 17 de julio.

Le costó a Argentina (3° del mundo) poder destrabar el cerrojo que propuso Canadá (14°), aferrado a sostener la defensa como fuera. Por eso pese a la intensidad y a la presión que el conjunto albiceleste intentó ejercer desde el primer minuto, tardó en encontrarle la vuelta. Pero el subcampeón olímpico de Tokio 2020 tuvo paciencia y finalmente impuso la jerarquía y la experiencia por sobre un rival que no estaba dispuesto a entregar ni un ápice de ventaja, aunque nunca llevó peligro sobre el arco de Belén Succi.

Las mejores oportunidades de Las Leonas llegaron gracias a escaladas individuales que derivaron en córner cortos (13), con Agustina Gorzelany encargada de casi todas las ejecuciones, aunque a la vez encontraba a una Rowan Harris, en el arco, segura y en condiciones de volar para todos lados. La defensa abroquelada de las norteamericanas se hizo sentir. Hasta que sobre los 32’ la propia Gorzelany se abrió un poco más en la arrastrada y esta vez logró poner la bocha más lejos de Harris, definiéndole sobre su izquierda.

Pese a que Canadá mantuvo las intenciones de no dejar penetrar a Argentina más que eso, las obligaciones lo llevaron a tomar otros riesgos y en esa necesidad de salir las marcas empezaron a flaquear. La apertura del marcador empezó a inclinar la balanza hacia el lado de Las Leonas y permitió que una jugadora como Jimena Cedrés pudiera hacer gala de esa individualidad de salón. Primero ingresando por izquierda, desbordando por el fondo e intentando buscar a Julieta Jankunas, que no fue posible y por lo que facturó ella misma de rebote; y después luciéndose con un saltapelotitas en jugada casi calcada.

Cedrés, ex San Fernando, volvió al seleccionado mayor tras varias temporadas. Sus dos goles en la semifinal, a los 52’ y a los 56’, le dieron el marco ideal a una jornada para el recuerdo, la misma que tuvo Agostina Alonso, la excelsa mediocampista de Las Leonas que cumplió 100 partidos con la camiseta albiceleste, y también María José Granatto, quien llegó a 150 presencias.

Pasaje en mano, ahora Argentina buscará quedarse con el título de la Copa Panamericana, torneo en el que ganó todas las ediciones. La otra semifinal la animarán Chile (17°), local y en busca de la hazaña de llegar por primera vez a un Mundial y EE. UU. (15°). A los perdedores de las semifinales les quedará una última chance de subirse a ese avión mundialista cuando disputen, previo a la final de este sábado, el encuentro por el tercer puesto.

Canadá formó con: Rowan Harris; Sara McManus, Karli Johansen, Madison Thompson; Kathleen Leahy, Natalie Sourisseau ©, Jordyn Faiczak, Sara Goodman; Elise Wong, Anna Mollenhauer y Madeline Secco. Luego ingresaron: Thora Rae, Jordyn Faiczak, Alexis de Armond, Brienne Stairs y Shanlee Johnston.

Argentina formó con: Belén Succi; Valentina Raposo, Valentina Costa Biondi, Agustina Gorzelany; Sofía Toccalino, Victoria Sauze, Rocío Sánchez Moccia (C), Eugenia Trinchinetti; Agustina Albertario, Julieta Jankunas y María José Granatto. Luego ingresaron: Agostina Alonso, Bárbara Dichiara, Micaela Retegui, Celina Di Santo, Jimena Cedrés y Delfina Thome.