Warriors vs. Suns, final de Conferencia adelantada

ESPN

No es una mala idea empezar a agendar los vuelos para Phoenix y San Francisco rumbo a las Finales del Oeste, porque seguramente el camino pasará por dichas escalas

La diferencia entre Warriors y Suns con el resto de la conferencia y, quizás con el resto de la liga, es la más marcada en mucho tiempo.

Todo indica que los dos partidos de esta semana entre Golden State y Phoenix fueron un adelanto de las Finales en la Conferencia Oeste porque el nivel de esos juegos fue de playoffs.

El primero, en la victoria de los Suns , Phoenix demostró que en su predio ,incluso sin Devin Booker para la segunda mitad, es un equipo muy profundo.

Porque las tres estrellas de Monty Williams (Ayton, Booker y Paul) encuentran el apoyo de sólidos jugadores de rol como Cam Johnson, Payne y Landry Shamet. Cuenta con dos jugadores defensivos de elite como Bridges y Crowder y estamos viendo quizás la mejor versión en la carrera profesional de Javale McGee

Los Suns no se vieron afectados por la depresión post finales e impusieron un récord de franquicia ganando 18 en fila, hasta antes de perder con los Warriors.

Por su parte, los Warriors han rebasado las expectativas de los mas optimistas y no por lo que está haciendo Steph Curry, ya que claramente el chef está jugando para ganar el tercer MVP de su carrera, sino por lo que están haciendo un montón de héroes inesperados.

Jordan Poole pudiera ganar el premio al jugador que más mejora de una temporada a otra, el exwolverine de Michigan esta promediando más de 18 puntos por juego y tirando para 58% en dobles, descargándole de mucha presión a Curry . Wiggins se ha convertido en un magnífico defensor perimetral.

Draymond Green es el claro líder defensivo de este equipo, pero en su rol pasador es la piedra angular y distribuidora en ataque. Los Guerreros son la mejor defensa de la liga también gracias a la profundidad y chispa que viene desde la banca con Juan Toscano, quien vive el mejor momento de su carrera como basquetbolista. Nemanja Bjelica, Otto Porter, Gary Payton II entregan minutos de calidad y convierten a la segunda unidad de Kerr en el nitro con el que pocos equipos pueden competir.

Golden State asfixia en defensa y es demoledor en ofensiva. El tempo del juego no cambia, el sistema es el mejor asimilado de la liga. Todos entienden su rol y se sienten satisfechos con él y lo más peligroso de este equipo es que aún no conocemos su techo. Cuando regrese Klay Thompson y James Wiseman, un lindo problema para el coach Kerr.

No es una mala idea empezar a agendar los vuelos para Phoenix y San Francisco rumbo a las Finales del Oeste, porque seguramente el camino a las finales pasará por dichas escalas.