Los10 mejores inicialistas de Buster Olney: El poder de Pete Alonso pone a prueba a Freddie Freeman

Ilustración ESPN

El primer premio de Jugador Más Valioso, otorgado por la Liga Americana en 1922, lo ganó un primera base, George Sisler, quien bateó .420 para los St. Louis Browns. Nueve años más tarde, en 1931, los escritores de béisbol se abocaron al negocio de los premios, y desde ese entonces, los inicialistas han sido perennes candidatos al premio. De acuerdo a la investigación de Elias Sports Bureau, más premios de MVP han sido ganados por los inicialistas que cualquiera de las otras ocho posiciones.

Primera base: 29
Jardín derecho: 25
Jardín izquierdo: 23
Lanzador: 22
Jardín central: 19
Tercera base: 19
Receptor: 16
Campocorto: 15
Segunda base: 11

Pero ha pasado casi una década desde que un primera base terminó primero en la votación -- Joey Votto en 2010 - solo un indicio de cuán diferentes los equipos usan la posición que en el pasado.

Debido a que la defensiva en la primera base no es una cosa tan necesaria como en el campocorto o en el jardín central, las oficinas centrales tienden a ver el puesto como una oportunidad para máxima eficiencia ofensiva, a través de comités compuestos por zurdos y derechos, o el uso de bateadores con herramientas muy específicas - por ejemplo, alguien adaptado a batear rectas altas.

El año pasado, los Los Angeles Dodgers lideraron a todos los equipos en WAR generado en la primera base con 6.4 sin tener realmente un primera base titular. Cuatro jugadores participación en al menos 200 entradas defensivas en la posición, y 10 de ellos estuvieron en el puesto por al menos tres outs en la defense, incluyendo al relevista Adam Kolarek. Max Muncy aparició en la primera base mucho tiempo, pero en aras de los 10 mejores, él aparecerá entre los intermedistas.

Por supuesto, los Dodgers no están solos en esta práctica. A lo largo de la liga, el porcentaje de apariciones en el plato por el primera base titular de un equipo ha descendido de forma estable, según los números recopilados por Sarah Langs de MLB.com:

1989: 76%
1999: 72%
2009: 71%
2019: 65%

Langs pensó en otra forma de calificar esto, en una nota: "Hubo 16 jugadores en esta temporada que calificaron al título de bateo y jugaron al menos 50% de sus partidos en la primera base, la definición generalmente aceptada de la posición primaria de un jugador. Esa fue la menor cantidad en una temporada desde 1990, cuando hubo 15 de esos jugadores".

Hacer una lista de los 10 mejores inicialistas se ha convertido en una tarea mucho más fácil que antes porque hay menos inicialistas titulares. Con la información recopilada a lo largo de la lista, aquí se la presentamos.

1. Freddie Freeman, Atlanta Braves

Tres fragmentos en su codo derecho arrastraron sus números en las tres semanas finales de la temporada regular e impidieron que tuviera su mejor año estadístico, ya que hasta el 10 de septiembre, Freeeman bateó .306 con 38 jonrones, 33 dobles y 117 impulsadas, y estuvo en medio de la conversación para el MVP de la Liga Nacional. Los problemas de Freeman siguieron en la serie de playoffs de los Braves ante los Cardinals, en la que Freeman se fue de 20-4 con una sola remolcada, y todo el tiempo él manejó las preguntas con gracia, sin poner excusas. Luego de la eliminación de los Braves, tomó su cuota de responsabilidad por la derrota, y poco tiempo luego de eso, fue sometido a una cirugía de codo.

El gerente de los Braves Alex Anthopoulos explicó lo que ha aprendido sobre Freeman luego de unirse al equipo hace un par de años. "Aunque sus números siempre ha sido excelentes, al observarlo todos los días, sigo pensando que está subestimado", dijo Anthopoulos. "Es una superestrella tan desinteresada, y para él todo se trata de ganar y de la organización. Más allá de eso, es increíblemente duradero y juega con dolencias que supongo que muy pocos, si alguno, puede aguantar".

2. Pete Alonso, New York Mets

A mediados de la temporada 2019, un evaluador veterano se acercó a Alonso y le dijo lo orgulloso que debería estar por su mejoría a la defensiva, porque lo había logrado ante la duda de muchos dentro y fuera de la organización de los Mets. Con la guía de Tim Teufel y otros instructores de los Mets, Alonso se pasó cientos de hora trabajando en la parte más débil de su juego, y ahora se ha convertido en alguien más confiable en la posición, quitándole carreras al rival.

Y por supuesto, ya está establecido como un ancla en la alineación. En su primera temporada en las mayores, logró 15 jonrones más que cualquier otro jugador en su posición; solo Freeman y José Abreu lograron más remolcadas; y entre los inicialistas que generaron suficientes apariciones en el plato para calificar el título de bateo, fue el líder en wRC+.

Basado en su increíble temporada de debut, se podría alegar que Alonso podría ser el No. 1 en esta lista. Pero por ahora, la consistencia y defensiva de Freeman es lo que prevalece.

3. Anthony Rizzo, Chicago Cubs

Rizzo obtuvo el mayor porcentaje de embasamiento en su carrera de nueve años la temporada pasada, con .405, gracias a su enfoque de acercarse al plato y retar a los lanzadores a pitchearle pegado. Rizzo conectó 150 hits, atrajo 71 boletos, y lideró la liga en pelotazos por tercera vez en su carrera. Además Rizzo ganó su segundo Guante de Oro.

Según se informa, los Cubs y Rizzo han aplazado las conversaciones sobre una posible extensión de contrato. El equipo tiene una opción por $16.5 millones para el 2021. Pero el legado de Rizzo con la franquicia ha alcanzado una etapa en la qe es difícil imaginarlo terminar su carrera en otro uniforme; independientemente de si se queda o se va, siempre será un Cachorro.

4. Carlos Santana, Cleveland Indians

En una temporada en la que los Indians perdieron muchos de sus jugadores principales por largos periodos de tiempo, desde Francisco Lindor a José Ramírez a Corey Kluber, Santana fue el ancla en la alineación en su primera temporada tras haber sido readquirido desde Philadelphia. Conectó 34 jonrones, anotó 110 carreras, llegó a base con porcentaje de .397, y los Indians sintieron que jugó la mejor defensiva de su carrera, y todos amaron su liderato en el camerino.

5. Matt Olson, Oakland Athletics

Debido a un hueso roto en su mano derecha, Olson se perdió todo el mes de abril y los primeros seis días de mayo, y pese a eso terminó con 36 jonrones y un OPS+ ajustado de 137, idéntico al de Rizzo. Al igual que Rizzo, ganó un Guante de Oro. Cumplirá 26 años en marzo, así que podemos esperar que lo mejor de su carrera está por venir.

6. Paul Goldschmidt, St. Louis Cardinals

El primer año de Goldschmidt con los Cardinals, en la primera temporada de un acuerdo a largo plazo, tuvo algo de inconsistencia, que se refleja en su OPS de mes a mes:

Abril: .753
Mayo: .745
Junio: .583
Julio: 1.085
Augosto: .705
Septiembre: .953

Por ser alguien que ha sido catalogado como increíblemente consistente, eso tiene que haber sido difícil. Pero al final, los Cardinals obtuvieron lo que querían, al ganar el banderín de la Central LN, y Goldschmidt jugó en 161 partidos y conectó 34 jonrones. En algún momento del 2020, llegará a los 250 jonrones y pegará el hit 1,500 de su carrera.

7. Josh Bell, Pittsburgh Pirates

La profunda mala racha del toletero en la segunda mitad de la temporada no puede borrar su campaña donde dio el salto al estrellato. Empleados de otros equipos creen que Bell hizo un mejor trabajo al mantenerse con un modo consistente en el plato, y por eso logró el mejor OPS de su carrera, .936, con 37 dobles, 37 jonrones y 74 boletos. De ahora en adelante, su reto será el mismo que todos los toleteros han tenido en algún punto de sus carreras: A medida que los lanzadores y receptores rivales prefieren lanzar alrededor de ellos, él tendrá que aprender a recibir sus boletos.

8. Yuli Gurriel, Houston Astros

Cuando se unió por primera vez a Houston, Gurriel tenía reputación de ser un defensor promedio. Pero se ha convertido en algo más que eso, con un alcance decente y buenas manos. Y es un buen bateador, al aprovechar las oportunidades de remolcar carreras que provee la alineación profunda de los Astros. Entre los bateadores de Houston, solo Alex Bregman remolcó más carreras la pasada temporada.

9. José Abreu, Chicago White Sox

Los evaluadores afirman con frecuencia lo que Abreu no hace bien: no es un buen defensor y no recibe muchos boletos. Y conecta más dobles matanzas de lo que muchos quisieran: el año pasado lideró la LA en esa categoría, con 24. Los White Sox probablemente lo valoran más que otros equipos, lo que explica por qué ellos se quedaron con él durante su tiempo de reconstrucción, y por qué lo acaban de asegurar con un acuerdo de tres temporadas.

Pero aquí está lo que Abreu sí hace: Es duradero, ya que participó en al menos 154 partidos en cuatro de las pasadas cinco temporadas, y casi se puede apostar que va a conectar 30 jonrones y remolcar muchas carreras, lo que es algo que los jugadores tienden a valorar más que muchos de los evaluadores de las oficinas centrales. Abreu ha logrado 611 impulsadas en seis temporadas en las mayores, incluyendo 123 la pasada campaña, y estará en el centro de la renovada alineación de los White Sox en el 2020.

10. Trey Mancini, Baltimore Orioles

Mancini ya tiene poco más de tres años de servicio en Grandes Ligas y es elegible para arbitraje por primera vez en este invierno, así que uno asumiría que los Orioles, que están en reconstrucción y en reducción de su nómina, estarán abiertos a cualquier propuesta de cambio en los años venideros. El año pasado, Mancini tuvo porcentaje de embasamiento de .364 y conectó 35 jonrones, y se ubicó séptimo en WAR entre todos los jugadores en su posición con al menos 400 apariciones en el plato.

Lo mejor del resto

Joey Votto, Cincinnati Reds: Habló al final de la temporada sobre su decepción con su rendimiento en 2019, cuando su slugging bajó a .411. Ya tiene 36 años y ha alcanzado el momento en su vida en el béisbol en el que se comenzará a preguntar si el declive que mostró el año pasado es permanente. Votto entra a la temporada 2020 necesitando 134 hits para llegar a los 2,000 en su carreral necesita 16 jonrones para los 300 y 56 impulsadas para las 1,000.

Rhys Hoskins, Philadelphia Phillies: Este será un enorme año en la carrera de Hoskins porque ese legible a arbitraje por primera vez el próximo invierno, y los Phillies mirarán para definir exactamente el tipo de impacto que tendrá de ahora en adelante. Hoskins atrajo 116 boletos, la mayor cantidad en la Liga Nacional, y eso es algo Bueno, pero su desliz en la segunda mitad en ofensiva fue alartamente: bateó .180 luego del receso del Juego de Estrellas, con apenas .361 de slugging. Como apunta Paul Hembekides, Hoskins tuvo problemas ante lanzamientos quebrados y de velocidad luego del receso del Juego de Estrellas:

Primera mitad vs. curvas y sliders: .777 OPS
Segunda mitad vs. curvas y sliders: .536 OPS
Primera mitad vs. rectas: 1.102 OPS
Segunda mitad vs. rectas: .530 OPS

Christian Walker, Arizona Diamondbacks: Tuvo que calzar zapatos muy grandes en Arizona en la primera temporada luego del cambio de Goldschmidt y lo hizo bien, con 29 jonrones.

Luke Voit, New York Yankees: Una lesión afectó a Voit al final del año, al punto que tuvo que ser sacado del roster activo para los playoffs. Pero vale la pena mencionar lo bueno que fue durante gran parte de la temporada: En sus primeros 94 juegos, hasta el 30 de julio, Voit tuvo un OPS de .885 y porcentaje de embasamiento de .392. Con Miguel Andujar de regreso tras su cirugía de codo y la profundidad de los Yankees en jugadores del cuadro, probablemente Voit tenga que ganarse de vuelta su tiempo de juego.