Los 10 mejores torpederos de Buster Olney: Decisiones difíciles en una posición repleta de talento

ESPN Illustration

Antes de pasar al ranking de los mejores torpederos del béisbol, les tenemos una historia sobre un segunda base Todos Estrellas.

Hace algunos años, el personal de los Houston Astros aconsejó al campeón bate José Altuve a ser más paciente en el plato. Los empleados aseguraban a Altuve que ellos no le estaban pidiendo que buscara más boletos, pero ellos creían que si Altuve se podía aguantar de hacer swing a lanzamientos realmente malos, él podría conseguir mejores conteos de bolas y strikes, conseguiría algunos boletos adicionales y haría que los rivales pusieran más la bola sobre el plato. De esta forma, él se daría a sí mismo una mejor oportunidad de hacer daño cuando abanicara.

Si los lanzadores y los receptores creen que un bateador tiene tendencia a buscar pitcheos fuera de la zona, según dijeron los empleados, ellos seguirán trabajando fuera de la zona. Altuve hizo el ajuste, y sí, está haciendo más daño.

Es notable cuántos torpederos excepcionales en esta era podrían ser ayudados si hicieran el mismo ajuste que hizo Altuve, y para algunos de ellos, esa podría ser la diferencia entre ser realmente bueno, y ser el mejor.

Uno de los mejores ejemplos: Javier Baez de los Cubs.

Es más que aparente que los lanzadores han llegado a un punto de inflexión con él, sabiendo que como a Báez le encanta abanicar, ellos no le tiran strikes. Y Báez sigue abanicando.

De todos los bateadores de la Liga Nacional que calificaron para el título de bateo en 2019, Báez tuvo el segundo mayor porcentaje de abanicadas fuera de la zona, con 44.1%. José Iglesias fue el primero con 46.7%

Esta información está en la mente de cada lanzador, receptor y analista de equipo o coach de pitcheo que genera un reporte de cazatalentos y plan de pitcheo. Cuando los contrarios hablan sobre Báez antes de los partidos, lo que ellos dicen una y otra vez a lo largo de la temporada es: No le tiren strikes. De todos modos le va a hacer swing, y hay buena oportunidad de que la falle.

Báez tuvo la mayor tasa de abanicadas y falladas en MLB con 18.4%. Compiló 156 ponches y apenas 28 boletos.

Báez hace muchas cosas grandes con su defensiva, su poder, su corrido de bases. Pero esa urgencia de hacerle swing a todo le trabaja en contra a él y a los Cubs demasiadas veces, y cuando la oficina central examina las inconsistencias de este equipo, el modo de batear de Báez de todo o nada es detrimental en algunos días. Su porcentaje de embasamiento de .316 lo ubicó en el puesto 101 entre 121 bateadores, y está muy abajo para alguien con su talento. El año pasado, Báez anotó apenas 60 carreras independientemente de sus 29 jonrones. Él es demasiado bueno para eso.

Corey Seager de los Dodgers tiene un problema similar. Hace swing temprano en los conteos y en demasiadas ocasiones persigue un pitcheo fuera de la zona y hace un out rápido. La temporada pasada, promedió 3.53 pitcheos por aparición en el plato, la octava marca más baja en todo el béisbol. Seager atrajo 44 boletos con porcentaje de embasamiento de .335. Tim Anderson de los White Sox ganó el título de bateo, al batear para .335 - y tuvo más jonrones (18) que boletos (15).

En la película "Bull Durham", Crash Davis habla sobre lo que se necesita para convertirse en un bateador élite. "¿Sabes cuál es la diferencia entre batear .250 y .300?", dice. "Son 25 hits. Veinticinco hits en 500 turnos al bate son 50 puntos. ¿ OK? En una temporada hay seis meses, eso es alrededor de 25 semanas. Eso significa que si logras solo un hit más por semana, apenas uno, un podrido, un hit dentro del cuadro, un rodado con ojos, solo una más por semana, y estás en Yankee Stadium".

El mismo concepto se puede aplicar a la disciplina en el plato. Dejas pasar uno o dos pitcheos malos por juego, un swing malo que no hagas, y como consecuencia, recibes un boleto adicional por semana que antes no recibías, y estás en el cielo de los bateadores, ese lugar donde los lanzadores creen que tienen que tirar la pelota pegada o en el borde de la zona de strike para provocar que abaniques, y puedas ver más rectas para conectarlas.

Esa es la ruta más rápida de Javier Báez hacia el MVP, la mejor firma para que el nombre de Tim Anderson comience a aparecer en las boletas del MVP, y probablemente la mejor oportunidad para que Corey Seager pueda jugar toda su carrera con los Dodgers.

Aquí está la lista de los 10 mejores torpederos, y hasta ahora, esta ha sido la más difícil de compilar.

1. Francisco Lindor, Cleveland Indians

Mookie Betts llegará a la agencia libre el otoño que viene, un año antes que Lindor, y es lógico que uno u otro se convierta en el segundo jugador, detrás de Mike Trout, en conseguir un contrato de $400 millones. Lindor probablemente nunca estuvo completamente sano la pasada temporada después de lastimarse el tobillo en el invierno y nunca fue capaz de hacer todo lo que podía hacer, y sin embargo anotó 101 carreras en 143 juegos, conectó 74 extrabases, se robó 22 bases y ganó un Guante de Oro.

Es un bateador élite; es ambidiestro; su atleticismo y su ética extrema de trabajo lucen bien para la segunda mitad de su carrera; es excepcional con el guante; y Lindor tiene una gran reputación de ser una persona de primera clase y con gran presencia en el camerino. Para los gerentes y los dueños, él lo tiene todo.

2. Marcus Semien, Oakland Athletics

Betts recibirá la mayor parte de la atención de los medios entre los agentes libres venideros al acercarnos a la fecha límite de traspasos directos, pero no ignoremos a Semien, quien sigue mejorando y viene de la mejor temporada de su carrera. El año pasado, Semien anotó 123 carreras, remolcó 92, consiguió 83 extrabases, y terminó tercero en la votación del MVP de la Liga Americana. Los Athletics han llegado a la postemporada en el último par de campañas, y con unos Astros que sin Gerrit Cole parecen más vulnerables, parecería que Oakland tendrá buena oportunidad para el banderín con Semien. Pero si los Athletics tienen problemas, entonces Semien será un elemento muy popular en los rumores de cambios a equipos contendientes.

Su tasa de pelotas bateadas duro, según FanGraphs:

2014: 24.5%
2015: 29.1%
2016: 28.5%
2017: 30.3%
2018: 32.5%
2019: 41.9%

Hay una línea de tendencia distintiva allí, al igual que en las recientes tasas de abanicadas y falladas de Semien:

2016: 10%
2017: 10.3%
2018: 8.3%
2019: 7.2%

3. Trevor Story, Colorado Rockies

Ustedes conocen el poder de Story: 35 jonrones el año pasado y 123 en los primeros 544 juegos de su carrera. Probablemente saben sobre la mejoría gradual que ha experimentado en cuanto al contacto, y la baja en su tasa de abanicadas y falladas, de 12.5% y 14.1% en sus primeras dos temporadas a 11.4% y 11.9% en sus dos más recientes. Y saben sobre su estabilidad en la defensiva, ya que apenas uno de sus ocho errores fue el resultado de un batazo mal manejado.

Pero Story es además un corridor de alto impacto, al ubicarse 10º en las Grandes Ligas en la métrica de corrido de bases de FanGraphs. Story anotó 111 carreras en 145 partidos, y con la incertidumbre alrededor del futuro de Nolan Arenado con los Rockies, podría pasar que Story se convierta en la cara de la franquicia.

4. Javier Báez, Chicago Cubs

Se han visto señales de que Báez está haciendo ajustes en el plato. El año pasado, se acostumbró a dejar pasar rectas en la parte de afuera del plato, o justo en el borde, o conectarlas hacia la banda contraria para hacer más daño. Su tasa de batazos hacia el jardín derecho aumentó de 19.9% en 2016 a 27.9% la pasada temporada. Nadie es mejor que él en la forma de utilizar el guante, y él, Mike Trout, Nolan Arenado y Fernando Tatis Jr. están en las conversaciones para decidir el jugador más observable en todo el béisbol, porque uno nunca sabe que cosa increíble va a hacer luego.

5. Xander Bogaerts, Boston Red Sox

Bogaerts terminó último en algunas de las métricas defensivas entre todos los torpederos de MLB el año pasado, pero ha florecido hasta convertirse en uno de los mejores jugadores ofensivos de la liga. El año pasado, llegó a base más de 250 veces: 190 hits y 76 boletos, más dos pelotazos, y conectó 52 dobles y 33 jonrones. Parece haber aprendido la misma lección que Altuve, ya que sus boletos se han doblado en los pasados cuatro años, y está haciendo gran daño.

6. Carlos Correa, Houston Astros

Correa se perdió 53 partidos en el 2017, 52 en el 2018, y 87 en el 2019, y con su cercanía a la agencia libre, ya que es elegible luego de la temporada 2021, será importante para él que vuelva a jugar de forma consistente en los próximos años, o las lesiones comenzarán a minar su valor. En la postemporada 2019, demostró que cuando está sobre el terreno, puede tener un gran impacto. En aras del argumento, digamos que si hubiese jugado 150 partidos la pasada temporada en vez de 75, habría estado en el rango de los 40 jonrones y las 120 remolcadas. Correa tiene apenas 25 años y sigue adaptándose mientras aprende, ya que su tasa de pelotas bateadas duro aumentó hasta alcanzar el máximo en su carrera, 44.9% el año pasado.

7. Jorge Polanco, Minnesota Twins

Aquí es donde se complica esta lista de los torpederos. Polanco tuvo una excelente temporada 2019, al batear .295 con 22 jonrones y 107 impulsadas.

8. Paul DeJong, St. Louis Cardinals

DeJong es el atípico entre los torpederos élite que no era un prospecto de primera ronda. Más bien, fue seleccionado en el turno 131 en el 2015, en la cuarta ronda. Sin embargo, sigue produciendo. DeJong fue sexto en WAR entre los torpederos el año pasado (sin incluir a Alex Bregman, un tercera base que jugó mucho en el campocorto cuando Correa estaba fuera de la alineación). DeJong fue sexto en jonrones entre los torpederos y cuarto en carreras salvadas por la defensiva.

9. Corey Seager, Los Angeles Dodgers

Seager lideró la Liga Nacional con 44 dobles entre sus 64 extrabases la pasada temporada. Al igual que Correa, la temporada que viene jugará un gran papel en la medición del valor de Seager en la agencia libre, la que comenzaría luego de la temporada 2021.

10. Tim Anderson, Chicago White Sox

Anderson tuvo muchos logros la pasada temporada, al ganar su primer título de bateo, pero tengan en mente que se perdió cerca de una cuarta parte de la temporada por una seria lesión en el tobillo. La alineación de los White Sox ha mejorado alrededor de él con las adiciones de Yasmani Grandal y otros, y con un año completo en una buena alineación, en un buen estadio para bateadores, Anderson podría conseguir grandes números.

Lo mejor del resto

Gleyber Torres, New York Yankees: Con la partida de Didi Gregorius hacia Philadelphia, Torres tomará las riendas como torpedero titular de los Yankees, posición que jugó en 77 partidos en el 2019. Demostró algo de alcance, pero también tiene tendencia a cometer errores, ya que tuvo 11 pifias en la posición, pero es importante recordar que apenas acaba de cumplir 23 años. Y luce como que está a punto de convertirse en un monstruo ofensivo. Torres conectó 38 jonrones el año pasado, y debe darle gracias a los Orioles, ante quienes conectó 13. No está entre los 10 mejores este año, pero no se sorprendan si para el año que viene aparece cerca del tope de la lista.

Trea Turner, Washington Nationals: Turner sufrió la rotura de un dedo cuando fue golpeado por un lanzamiento en el primer mes de la temporada, pero volvió rápidamente, y solo él sabe con certeza cuánto sufrió su actuación a causa de eso. Pero Turner llegó a tener buenas actuaciones, al anotar 96 carreras con porcentaje de embasamiento de .353 y ayudó a su equipo a ganar el campeonato.

Fernando Tatis Jr., San Diego Padres: Una revelación que captó la atención de evaluadores rivales es que los Padres llegaron a pensar una movida por Lindor, lo que obviamente habría requerido mover también a Tatis Jr., pero no de equipo sino de posición, probablemente al jardín central. Tuvo un asombroso OPS+ ajustado de 153 en 84 juegos el año pasado, y terminó tercero en la votación del Novato del Año en la LN, pero su juego defensivo estará bajo la lupa la temporada que viene, ya que varios equipos se preguntan dónde terminará jugando en el futuro.

Nick Ahmed, Arizona Diamondbacks: Ahmed lideró a todos los torpederos de Grandes Ligas en carreras salvadas por la defensiva la pasada temporada con 18, y más que en cualquier otro año, fue una amenaza en el plato. Cumplirá 30 años en marzo.

Dansby Swanson, Atlanta Braves: Swanson tuvo un gran arranque en el 2019, y tuvo la mejor temporada de su carrera.

Andrelton Simmons, Los Angeles Angels: Sería raro dejar fuera de la lista de los 10 mejores torpederos al que muchos consideran como el mejor campocorto defensivo, pero esto nos dice la gran fortaleza que tiene la posición, así como la inconsistencia en la ofensiva de Simmons. Su OPS+ ajustado la pasada temporada fue de 80, casi el peor de su carrera.

Didi Gregorius, Philadelphia Phillies: Es un gran año para Gregorius, luego de haber apostado por él mismo y aceptar un acuerdo de una temporada en Philadelphia, para reestablecer su valor en el mercado. Luego de perderse los primeros meses de la temporada pasada al volver de su cirugía Tommy John, Gregorius no lució tan bien a la defensiva como en el pasado.