Los 10 mejores jardineros izquierdos de Buster Olney: La era de Juan Soto apenas comienza

Ilustración ESPN

Hay una conciencia de sí mismo que existe entre los mejores bateadores, según dice que el coach de bateo de los Nationals Kevin Long, que, sin importar los logros y la adulación, ellos pueden sentir que están en problemas en el plato, vulnerables al primer parpadeo de una mala racha. Ellos quieren extinguir eso lo antes posible, y entonces se van a trabajar, se meten a la jaula de bateo.

Juan Soto de los Nationals, ya tiene este rasgo, y cuando cambió su mecánica a principios de la pasada temporada, cuando tuvo problemas ante los lanzamientos rompientes, la incomodidad que sintió lo impulsó a la acción. Fue donde Long y le pidió ayuda, y todos los días una máquina le lanzaba curvas. Cien lanzamientos rompientes.

"¿Qué haces hoy?", le preguntaba Long. "Tengo que hacer mis 100 lanzamientos rompientes", respondía Soto.

Soto le ha dicho en repetidas ocasiones a Long que no quiere ser bueno, sino que quiere ser grandioso, y ya él califica para eso. Soto tiene tres jonrones en Serie Mundial, dos de ellos ante el hombre que se acaba de convertir en el lanzador mejor pagado en la historia del béisbol. Soto se fue de 27-9 en el Clásico de Otoño, haciendo tan buen swing que obligó al manager de Houston a darle su primer y único boleto intencional del 2019 a él.

Soto ya tiene una temporada con 100 carreras anotadas. Su porcentaje de embasamiento en cada uno de sus primeros dos años fue sobre .400. Recibirá un anillo de Serie Mundial en el arranque de la temporada 2020. Solo 11 bateadores en las mayores hicieron swing a un porcentaje menor de lanzamientos fuera de la zona de strike el año pasado.

La primera vez que Albert Pujols logró 100 boletos, tenía 28 años. Joey Votto tenia 27. Alex Rodríguez solo logró esa marca una vez en su carrera, a los 24. Mike Trout lo hizo a los 21. Cuando Ted Williams tenía 20 años en 1939, atrajo 107 boletos en 149 juegos.

Soto, quien acaba de completar su temporada con 20 años, recibió 108 pasaportes en 150 juegos. Celebró su cumpleaños 21 en medio de la Serie Mundial, lo que no tiene sentido debido a lo avanzado que ya parece en su comprensión del oficio de batear.

"No tiene miedo en el plato", dijo un evaluador rival. "Nunca se rinde, y no tiene miedo de abanicar con dos strikes. Hace buenos ajustes en el plato, y su poder apenas comienza a mostrarse".

Long cree que Soto bateará para mejor promedio mientras siga refinando su habilidad para conectar lanzamientos quebrados, a medida que siga llevando la pelota de forma más consistente hacia el jardín izquierdo y el izquierdo central mientras aprovecha los momentos en los que puede jalar la pelota. Los desafíos de Soto son los mismos que enfrenta cualquier otro gran jugador joven: cómo lidiar con el éxito, la atención, el convertirse en celebridad, y la satisfacción.

Si Soto se mantiene enfocado, dijo Long, "Este chico, es muy especial. Tiene calibre para llegar al Salón de la Fama".

En nuestro podcast del martes, Eduardo Pérez record una historia sobre cómo Soto fue donde un entrenador de bate de liga menor y le preguntó cómo podía mejorar, y él tomó el consejo - que abanicara a los strikes - al pie de la letra. "Él va a mejorar", dijo Pérez, "y una de las razones por la que estamos seguros de eso es que tiene mucha disciplina en el plato".

El béisbol se encarga de volver humildes a incluso los jugadores más grandes, y el deporte va a retar a Soto en muchas formas. Probablemente Soto comience a recibir su primera dosis de lanzamientos pasivos en 2020, con los rivales rehusándose a lanzarle la pelota sobre el plato en los momentos más críticos, un tratamiento similar al que recibe Bryce Harper. A Harper le encanta batear, y la negativa de los lanzadores a lanzarle strikes le molesta bastante, lo que lo lleva a caer en malas rachas. Con Anthony Rendón camino a a Anaheim y el debilitamiento del medio de la alineación de Washington, Soto probablemente tendrá muchos días en los que solo verá solo uno o dos o tres lanzamientos para batear en sus apariciones en el plato.

"Pienso que él va a manejarlo bien", dijo Pérez. "Él solo es un jugador de béisbol. Vive enfrente a un estadio de béisbol. Este chico tiene acceso a entrar al estadio en cualquier momento que quiera. No hay ruído alrededor del estadio para él; es solamente béisbol, y a él le encanta jugarlo".

Soto apenas comienza, y ya es el mejor jugador en su posición. Aquí les presentamos los 10 mejores jardineros izquierdos, basado en información alrededor de la industria. (Solo un dato: Giancarlo Stanton fue colocado entre los jardineros izquierdos.)

1. Juan Soto, Washington Nationals

Hay una amplia gama de números excepcionales que ha logrado Soto y que podemos destacar, y aquí tenemos unos cuantos: En situaciones clave al final de los partidos, según Baseball Reference, batea .349 junto a un porcentaje de embasamiento de .500 y slugging de .683 (82 apariciones en el plato).

En la novena entrada de los partidos, Soto tuvo OPS de 1.075, con 11 boletos y siete ponches. Once de sus 34 jonrones en la temporada regular los logró jalando la pelota, 16 fueron hacia el jardín central y siete fueron hacia la banda contraria.

Chipper Jones aprobaría esto: los números de por vida de Soto en el Citi Field, hasta ahora, son de .361/.451/.639.

2. Michael Brantley, Houston Astros

Brantley no podría encajar de forma más perfecta en los Astros, dada su personalidad y su producción, y el hecho de que al firmarlo Houston dejó ir un exitoso bateador zurdo en medio de su larga línea de bateadores derechos. Con corredores en posición de anotar, Brantley bateó .343 con slugging de .612, aprovechándose de cómo los lanzadores rivales se sentían continuamente acorralados en una esquina ante la potente alineación de los Astros.

3. Tommy Pham, San Diego Padres

Entre los equipos de la Liga Nacional, ningún equipo está en un modo de ganar ahora más grande que los Padres, y la adquisición de Pham de los Tampa Bay Rays debe mejorar inmediatamente a San Diego. El veterano jardinero es disciplinado en sus turnos, recibe boletos, y debe mejorar la parte superior de la alineación, al frente de Manny Machado, Eric Hosmer, etc. Hunter Renfroe, por quien Pham fue adquirido, es un mejor defensor, pero Pham es sólido.

4. Joey Gallo, Texas Rangers

El toletero estaba en camino a tener una muy buena temporada en 2019, un año de gran progreso, antes de sufrir dos lesiones importantes, una torcedura en el oblícuo y la rotura de un hueso en la mano, y se vio limitado a 70 juegos. Pero en ese tiempo de juego, demostró que se ha convertido en un bateador de jonrones, gracias a una mejoría en su tasa de perseguidas fuera de la zona.

Las tasas de perseguidas fuera de la zona para Gallo, según FanGraphs:

2015: 30.3%
2016: 27.3%
2017: 31.8%
2018: 32.2%
2019: 24.2%

Su porcentaje de embasamiento se elevó de .312 en 2018 a .389 el año pasado, y por supuesto, están los cuadrangulares, ya que conectó 22 en esos 70 juegos. Fue un Todos Estrellas por primera vez en su carrera la temporada pasada, y quizás este sea el año en que forme parte del Festival de Cuadrangulares.

5. Kyle Schwarber, Chicago Cubs

El intense impulse de Schwarber por mejorar parece haberle trabajado en contra en temporadas recientes. Pero ahora que tiene 26 años con cerca de 2,000 apariciones en el plato, parece haberse establecido y viene del mejor año de su carrera. Schwarber, quien era conocido por ser un bateador de rachas en 2017 y 2018, tuvo una excelente segunda mitad en el 2019, al conseguir números de .280/.366/.631.

6. Brett Gardner, New York Yankees

Cuando firmó un acuerdo de una temporada para el 2019 luego de haber mostrado señales de retroceso el verano anterior, parecía como si Gardner se estuviese acercando al final de su tiempo con los Yankees. En cambio, Gardner tuvo una temporada con fWAR de 3.6, logrando las mejores cifras de su carrera en jonrones (28) y slugging (.503) mientras se unía a la tendencia actual de levantar más la pelota.

Consideren los cambios en las tasas de rodados/elevados de Gardner:

2016: 1.93
2017: 1.34
2018: 1.46
2019: 1.16

Miren esto - él realmente no ha formado parte de la Generación del Levantamiento del Ángulo de Lanzamiento. Gardner tiene 36 años, y acaba de recibir un aumento en su salario, de $9.75 millones a $12.5 millones.

7. Jeff McNeil, New York Mets

Los Mets podrían haberse sentido desafortunados en los últimos años, con los jabalíes y los agujeros para romper tobillos y el resto, pero los dioses del béisbol preservaron a McNeil para ellos. Si recuerdan, él iba a ser parte del paquete enviado a Seattle por Robinson Cano, pero luego que se filtrara prematuramente la información sobre la posible inclusión de McNeil, la reacción del público fue fuerte y McNeil fue sacado del propuesto acuerdo.

Y siguió su buena actuación de debut en 2018 al promediar .318/.384/.531 para los Mets, llegando al Todos Estrellas de la Liga Nacional. En 133 juegos, McNeil generó fWAR de 4.6, valor similar a Bryce Harper de los Phillies y a Ozzie Albies de los Braves.

8. Andrew McCutchen, Philadelphia Phillies

La temporada frustrante de los Phillies recibió su primer gran golpe en junio, cuando McCutchen se lastimó la rodilla y se perdió el resto de la temporada. McCutchen había brillado como primer bate, al lograr porcentaje de embasamiento de .378, y anotó 45 carreras en 59 juegos, y conectó 10 jonrones.

9. Eddie Rosario, Minnesota Twins

Conectó 32 jonrones y remolcó 109 carreras para los Twins el año pasado, y obtuvo algunos votos que lo colocaron entre los 10 mejores en la votación del MVP el año pasado, pero no lució igual de bien en algunas de las métricas subyacentes, casi seguramente debido a su bajo porcentaje de embasamiento (.300 en 2019). Su OPS+ ajustado fue de 106, y él llegó en el puesto 15 entre los jardineros izquierdos en wRC+. Pero miren, fue un jugador importante para un equipo que ganó 101 partidos y se alzó con el banderín de la División Central de la LA.

10. Marcell Ozuna, agente libre

Se podría presentar un argumento sólido en favor de Eloy Jiménez o Andrew Benintendi o Avisail Garcia en este puesto, porque aunque Ozuna es el nombre más grande, en la actualidad espera por una oferta de empleo que termine su estancia en la agencia libre, y Ozuna además tuvo un año difícil en 2019. Conectó 29 jonrones, pero entonces, mucha gente conectó muchos jonrones, y el OPS+ ajustado de Ozuna fue un mediocre 107. Probablemente no fue la entrada que esperaba para llegar a la agencia libre.

Lo mejor del resto

Eloy Jiménez, Chicago White Sox: Basado en lo que logró en su temporada de novato, es razonable esperar que Jiménez esté cerca de la cima en esta lista en las próximas temporadas. Jiménez, que ahora tiene 23 años, conectó 31 jonrones, para un slugging de .513 y OPS de .828.

Andrew Benintendi, Boston Red Sox: Hay una teoría en progreso entre algunos evaluadores que Benintendi va a llegar a su potencial completo cuando se vaya del jardín izquierdo en Fenway Park, donde su velocidad es sacrificada algunas veces por las acogedoras dimensiones. Al igual que Schwarber, tiene una reputación de preocuparse por su desempeño, por lo que parte de su recuperación aún se está desarrollando.

Joc Pederson, Los Angeles Dodgers: Ha sido incluído en cientos de rumores de cambios, pero los Dodgers se han quedado con él por el gran daño que hace a los lanzadores derechos: 36 jonrones en 401 turnos al bate la pasada temporada (y cero jonrones vs. zurdos en 49 turnos).

Avisaíl García, Milwaukee Brewers: Tuvo una buena temporada para los Rays el año pasado, lo que le gano un acuerdo de dos años en Milwaukee.

Bryan Reynolds, Pittsburgh Pirates: El cambio de McCutchen por parte de los Pirates fue poco popular en Pittsburgh, pero Reynolds recorrió un largo camino para mitigar el dolor por ese acuerdo con una excelente temporada de debut, al batear para .314 y generar un wRC+ de 134.

Hunter Renfroe, Tampa Bay Rays: Puede conectar cuadrangulares (33 el año pasado) y es muy subestimado como defensor.