Katie Taylor retiene títulos ante Amanda Serrano por decisión dividida

play
La importancia de Serrano vs. Taylor (2:05)

El grupo de Área de Combate analiza la importancia de la megapelea entre Amanda Serrano y Katie Taylor en el Madison Square Garden, y lo que significa a largo plazo para el futuro del boxeo femenino. (2:05)

NUEVA YORK - Los segundos pasaban en la pelea y Katie Taylor y Amanda Serrano se pararon en el medio del ring, sin preocuparse por proteger su rostro, su postura o cualquier otra cosa. Las manos se lanzaron constantemente desde ambos lados, una tras otra, tras otra.

Serrano estaba sangrando alrededor de su ojo. Taylor sangrando alrededor de su nariz. Lo que se denominó la pelea más grande en la historia del boxeo femenino estuvo a la altura de las masivas expectativas, y dos de las tres mejores peleadoras de su generación hicieron todo lo posible para terminar la pelea en sus términos.

Al final fue una victoria por decisión dividida 97-93, 96-93, 93-97 para Taylor sobre la boricua Serrano en el icónico Madison Square Garden de Nueva York con Taylor manteniendo su campeonato indiscutido de peso ligero.

Tras la decisón, Taylor (21-0, 6 KO) estaba de pie sobre las cuerdas del ring, con una bandera irlandesa sobre sus hombros a la vez que la multitud rugía, culminando una pelea que cumplió.

Taylor pareció decirle a Serrano: "Qué pelea", cuando se encontraron en el ring después de la pelea. Y Taylor dejó abierta la opción de una posible segunda pelea entre las dos, un argumento fácilmente de hacer, considerando lo reñida que fue la pelea del sábado, sin mencionar la bulliciosa multitud del Garden que no dejó de animar mucho después la campana final.

Después de la pelea, el promotor de Taylor, Eddie Hearn, sugirió que tal vez una revancha podría ser en Irlanda, donde Taylor nunca ha peleado como profesional.

El combate terminó con un décimo round que resume lo que fue gran parte de la pelea: acción de ida y vuelta en la que ninguna de las peleadoras tenía demasiada ventaja de un asalto a otro. En una reñida pelea de estilos contradictorios, cada luchadora tuvo momentos fuertes donde demostraron por qué son consideradas de las mejores peleadoras del mundo.

Serrano (41-2-1, 30 KO) tuvo su asalto más dominante en el quinto, arrinconando a Taylor y descargando golpes, sangrando la nariz de Taylor. Taylor luchó para salir de la esquina y se paró golpe por golpe con Serrano, con la boricua aterrizando más incluso entonces.

Antes del 10, Taylor pareció conectar algunos de sus golpes más fuertes en el octavo, tomando lo que comenzó como un asalto de ritmo más lento y convirtiéndolo en una exhibición de contragolpes.

Un MSG lleno que gritaba "¡Katie! ¡Katie!" estalló en el noveno para animar a la invicta e indiscutida campeona de peso ligero, y fue Serrano quien pareció responder por igual, persiguiendo a Taylor durante la segunda mitad del asalto.

Si había alguna duda sobre el impacto de la pelea Taylor-Serrano, considere esto: el Garden estaba completamente repleto, un lleno total de 19,187 asientos en el que la voz de cada persona sonaba casi como dos, y canciones de Oasis junto a "Sweet Caroline" penetraban en todo el cuenco. Cada vez que Taylor o Serrano aparecían en la pantalla grande, ya sea durante el evento coestelar o antes de la pelea principal, toda la arena estallaba.

Era una atmósfera que rivalizaba con un partido de fútbol europeo de alto nivel junto con una multitud de fiesta de un evento deportivo estadounidense. El Garden, ensordecedor en sus vítores, estalló cuando Serrano salió con su promotor, Jake Paul, detrás de ella. Fue la influencia de Paul lo que ayudó a los dos boxeadores a llegar a este punto: un día de pago de siete cifras en un Garden completamente repleto.

La salida de Taylor fue un poco más tranquila, con los cinturones detrás de ella y su promotor, Eddie Hearn, detrás de ella. Las banderas irlandesas estaban por todas partes, y el Garden se iluminó de verde para su lenta marcha. Taylor comenzó a mirar alrededor de la multitud. Lo que parecía una pequeña y determinada sonrisa apareció en su rostro. Un fan arrojó una bandera irlandesa a Taylor. Hearn la recogió y se la echó sobre los hombros.

Taylor y Serrano habían presionado por esto y lo soñaban. Habían esperado años - en el caso de Serrano, toda una carrera - por un escenario y un momento como este.

Asistieron varias de las luminarias del deporte, incluyendo las campeonas de peso junior ligero Alycia Baumgardner y Mikaela Mayer; las campeonas de múltiples divisiones Claressa Shields y Seniesa Estrada; y la titular indiscutida del peso welter, Jessica McCaskill.