Ryan García se resarce en Houston y reta a pelear a Rolly Romero

Ryan García cumplió venciendo a Oscar Duarte y lanzó el reto para pelear a Rolly Romero, campeón superligero de la AMB.


HOUSTON - Quizá fue el cambio de entrenador o el darse cuenta de que dista de ser invencible, pero Ryan García cumplió en su regreso al ring después de su primera derrota como profesional y desde que prometió que el boxeo sería su prioridad por encima de todas las cosas.

El boxeador mexicoamericano noqueó en el octavo round al mexicano Óscar Duarte, quien salió a boxear en serio en la arena del Toyota Center, aunque falto de recursos para finiquitar el combate cuando tuvo sus momentos para hacerlo.

"Ryan es un muy buen boxeador, mejor de lo que aparenta o había yo visto antes", dijo Duarte en conferencia de prensa. "Es inteligente. Llegó con un buen plan de pelea. Se mueve rápido y pudo conectarme, ni hablar...".

García peleó por vez primera bajo el mando de Derrick James, quien lo preparó en Dallas para el que consideraban sería un pleito físico, contra un boxeador que había noqueado a sus anteriores 11 rivales.

García (24-1, 20 KO's) llegaba tras ser noqueado por Gervonta Davis.

"Peleé muy duro para encontrarme conmigo mismo otra vez e hice mucha introspección de mi alma", comentó García después de ganar. "Me enfoqué como persona y boxeador. Tenía tiempo que no me preparaba tan fuerte en todos los aspectos. Y resultó".

García desconectó con un gancho de izquierda que colocó entre la oreja y sien de su rival, cuando parecía que vivía su peor momento de la pelea, moviéndose desde el round anterior por todos los rincones del cuadrilátero y Duarte metiendo presión con golpes arriba y abajo.

El gancho dejó temblando las piernas de Duarte, a quien García siguió con otro gancho de derecha y un uppercut, que dobló por completo a su oponente.

El mexicano intentó levantarse, recibió la cuenta de protección y el réferi ya no dejó que siguiera peleando, cuando parecía que podía seguir.

"Sí me pareció injusto", dijo Duarte (26-2-1) en referencia a que detuvieron el combate. "Yo venía a pelear y siento que el réferi no actuó bien. Yo pude seguir. Me sentía bien. Sí, me lastimó cuando me dio el golpe, pero me recuperé".

De cualquier manera, García había ganado la mayoría de los siete rounds anteriores. Ahora está listo para tratar de conquistar alguno de los títulos mundiales de las 140 libras.

Incluso hasta mandó un mensaje al campeón de la Asociación Mundial de Boxeo, Rolando Romero.

"Estoy comprometido en convertirme en campeón del mundo", amenazó García. "Si Rolando quiere, adelante. Vamos Rolando".

García, de 25 años, quiere volver a pelear en marzo próximo porque consideró que la inactividad que ha tenido en el pasado le ha costado ritmo y oportunidades dentro del cuadrilátero.

"Si eso es lo que en realidad quiere, vamos a conseguir peleas y rivales", dijo su promotor, Óscar de la Hoya. "Hoy más de 10 mil personas vinieron a verlo. La gente quiere verlo pelear. Vamos a tener peleas".