Gennadyi Golovkin precavido ante Sergiy Derevyanchenko

Gennadyi Golovkin se vio las caras por primera vez con su rival Sergiy Derevianchenko AP Photo/Richard Drew

NUEVA YORK -- La pelea que se tenía que dar hace exáctamente un año entre Gennadyi Golovkin y Sergiy Derevyanchenko, y que acabó por costarle el cinturón de campeón mundial de la Federación Internacional de Boxeo en el peso mediano al kazajo, finalmente se llevará a cabo el 5 de octubre de este 2019 en el Madison Square Garden de Nueva York, con ese mismo título mundial en juego.

El ex campeón mediano admite, sin embargo, que entra con cautela a esta nueva oportunidad.

"Tengo algo de miedo, no voy a mentir", explicó Golovkin durante la presentacón de la pelea que le enfrentará al ucraniano Derevyanchenko en el Garden. "Tengo muchas ganas de estar aquí, en casa, en mi segunda casa: El Madison Square Garden. Es un placer siempre volver aquí y también pelear finalmente con Sergey, porque sé quien es, lo conozco desde hace muchos años y sé que es un gran peleador".

"Además, entiendo el negocio", dijo Golovkin en clara alusión a las pocas ganas de Golden Boy Promotions de cerrar un trato por la tercera pelea entre el kazajo y Canelo Álvarez.

La pelea marcará el inicio de la relación de Golovkin con Matchroom Boxing, la promotora de Eddie Hearn.

"Es un placer para mí ser parte del equipo GGG. Son gente maravillosa a la que he admirado muchísimo durante mi carrera", dijo Eddie Hearn en la rueda de prensa de presentación de la pelea. "Hay muchos rumores sobre a quién se va a enfrentar Golovkin en los próximos meses. ¿Será Canelo? ¿Será otro boxeador? Eso no importa ahora. La buena noticia es que nosotros tenemos un plan para que Gennady domine su categoría en los próximos años y no podríamos estar más felices por nuestra relación con su equipo".

El destino ha querido que GGG y Derevyanchenko, el contendiente obligatorio con quien debía pactar una pelea en septiembre de 2018 el kazajo, se vean ahora las caras tras la también controvertida decisión de la FIB de dejar el título mundial vacante tras la imposibilidad de Saúl "El Canelo" Álvarez a pactar un combate contra el propio Derevyanchenko.

"No es cierto que no quisieramos pelear contra Sergey el año pasado. Gennady nunca se ha escondido de nadie", aseguró Tom Loeffler, promotor de GGG. "Tras el positivo de Canelo no teníamos mucho tiempo para planear la pelea contra Derevyanchenko y por eso decidimos no cerrar el pacto. Pero Golovkin nunca se ha echado para atrás de ningún reto y, además, nunca ha perdido una pelea. Al menos no sobe el ring. Puede haber perdido en las tarjetas, por un punto, por una puntuación de un árbitro en el último asalto. Pero no ha perdido sobre el ring".

Aunque la pelea pueda llegar a parecer poco más que un mero trámite para Golovkin, que llega con un récord de 39-1-1 en su carrera --trayectoria sólamente embarrada por sus dos controversiales combates contra Canelo Álvarez--, para Derevyanchenko la situación es completamente diferente.

A sus 33 años, el ucraniano se enfrenta quizás a la pelea más importante de su carrera, llega con marca de 13 victorias y una derrota, la que sufrió ante Daniel Jacobs en octubre pasado.

"Sé exáctamente con quien me estoy subiendo al ring. Golovkin es uno de los mejores peleadores de la historia, un excampeón mundial al que conozco desde sus días como peleador amateur. Le tengo mucho respeto por todo lo que ha ganado en su carrera", aseguró el ucraniano que busca el título mundial de los mediado del FIB. "Gennady ha tenido una impresionante carrera, pero les aseguro que su trayectoria va a sufrir un gran accidente el 5 de octubre".

Derevyanchenko podría ganar más de 5 millones de dólares con este combate, convirtiéndose también en el día de mayor recaudación de su carrera, además de ser su primera pelea en el ring principal de la Meca del Boxeo.

"Esta es una gran oportunidad para Sergey. Tiene muchas chances de ganar a Golovkin y de dar un paso importantísimo en su carrera. No dejen que su corta carrera profesional les haga dudar. [Derevyanchenko] tiene más de 400 peleas amateus en su currículum y está más que preparado para llevarse la pelea ante GGG en octubre", afirmó Keith Connolly, el manager del ucraniano.

Quizás esa confianza de Derevyanchenko sea lo que hizo recular un poco a Golovkin en la conferencia de prensa de presentación de la pelea en el Madison Square Garden. A sus 37 años y con su impoluta trayectoria trastocada por culpa del púgil mexicano desde que se enfrentaron por primera vez en 2017 en Las Vegas, el kazajo dijo haber estado preparándose a conciencia para este combate, del cual dependen tantos de sus objetivos clave en la que bien puede ser la recta final de su carrera.

"Esto no es un juego, es una pelea de verdad", insistió Golovkin. "Se le ve muy bien, muy en forma. Sé que es bueno y eso me da un poco de miedo --no lo voy a negar".

"Pero yo estoy preparado, confiado. Les prometo que que protagonizaremos una gran velada de boxeo, porque somos dos de los mejores boxeadores del mundo"

Más allá del título de campeón mundial de la categoría, el verdadero premio para el ganador de este excitante cara a cara entre dos de los mejores pesos medianos del momento, podría ser la posibilidad de enfrentarse al Canelo para defender su cinturón próximamente, a pesar de que Golden Boy Promotions se ha negado repetidamente a cerrar el pacto por una tercera pelea ante Golovkin, y de que la agenda del mexicano podría convertirse en un problema.

GGG peleó por última vez en 164 libras contra el canadiense Steve Rolls, a quien noqueó en cuatro asaltos, en junio de este años también en el Madison Square Garden. Mientras tanto, Derevyanchenko se subió al ring en abril, en Minneapolis, en un combate contra el alemán Jack Culcay que ganó por decisión unánime.

Ambos se verán las caras el 5 de octubre en Nueva York con el título de campeón del mundo de los medianos, otorgado por FIB, en juego.