¿Cinco peleas de campeonato en un año? Oscar de la Hoya recuerda su memorable 1997

play
Cinco del Golden Boy en Cinco de Mayo (1:16)

Peleas notables de Oscar de la Hoya alrededor del Cinco de Mayo (1:16)

Después de su victoria trascendental sobre su ídolo de la infancia Julio César Chávez el 7 de junio de 1996, Oscar de la Hoya se tomó libre el resto de 1996. Peleó solo dos veces ese año. Cuando el calendario se convirtió en 1997, "The Golden Boy" se embarcó en lo que quizás fue el tramo más productivo de su carrera de Salón de la Fama.

En una era en la que los boxeadores de clase mundial ya se convertían en artistas semestrales, De La Hoya, la estrella más grande del deporte, subió al ring cinco veces, todas peleas de título mundial. Obtuvo victorias sobre Miguel Ángel "El Mago" González, Pernell Whitaker, David Kamau, Héctor "Macho" Camacho y Wilfredo Rivera.

Si bien podría haber parecido una arduo tramo, especialmente en comparación con la frecuencia con la que los boxeadores pelean en la era actual, para De la Hoya, que cumplió 24 años en febrero, no fue así.

"Lo creas o no, ese fue el año más fácil para mí en el boxeo", le dijo De la Hoya a ESPN. "En realidad vivía en Big Bear [California] en las montañas donde solía entrenar. Viví allí durante todo el año. Nunca dejé de entrenar, y no dejas de entrenar cuando no tienes distracciones, cuando tienes todo su círculo de amigos y familiares que lo comprenden y lo apoyan”.

"Cuando quieres hacer historia y pelear contra los mejores, es más fácil", dijo sobre su compromiso durante todo el año. "Entonces, cuando peleas una o incluso dos veces al año, tienes distracciones, tienes cosas que quieres lograr fuera del ring. Así que ese año para mí en el 97 fue el año más fácil en el boxeo".

Si bien el sentido común dictaría que pelear menos es más seguro, al limitar la cantidad de peligro que un luchador puede absorber, se puede argumentar que pelear con más frecuencia alivia otro problema clave, ya que los boxeadores que mantienen su acondicionamiento durante todo el año pueden reducir la gravedad de sus cortes de peso.

"Nunca gané más de 10 libras después de una pelea", comentó De la Hoya. "Siempre estaba en forma porque sabía que volvería al campamento. Siempre estaba listo. Solo tenía que afilar mis herramientas y partir de allí".

Una vez que estuvo en medio de su campaña de 1997, De la Hoya pudo mantener el impulso. Pero probablemente no habría podido llevarlo a cabo de manera tan exitosa si no hubiera sido por un largo periodo de recuperación después de esa pelea de Chávez.

"Quería que mi cuerpo descansara. Llevé mi cuerpo al infierno durante tres meses cuando me enfrenté a Chávez", mencionó De la Hoya sobre su 22do combate profesional. "Básicamente quería descansar. Era el momento en que la exposición que recibí, mi celebridad despegó a un nivel completamente nuevo. Quería explotarlo, y descansar el cuerpo, descansar la mente. Entrar al '97 pensando en que, vamos a toda máquina”.

Su estatus de celebridad impulsó el apetito del público por más peleas, y De la Hoya tenía la mentalidad perfecta para cumplir ese deseo. Todo lo que De la Hoya hizo en 1997 fue continuar construyendo su floreciente marca. Y lo logró. Cuatro de las cinco peleas de De La Hoya en 1997 se transmitieron en pay-per-view, con la pelea de Kamau en HBO.

Mark Taffet, el antiguo jefe de PPV de HBO, dijo que la popularidad de De la Hoya negó cualquier riesgo potencial de tener más oferta que demanda.

"Se convirtió en la estrella latina más grande del país y la gente no podía tener suficiente de él", dice Taffet, quien señala como De la Hoya remodeló la audiencia del boxeo.

"Estaba tan caliente, era un fenómeno y estaba corriendo, si no creando, la ola latina, el crecimiento y el auge en el mundo de los medios en Estados Unidos", comentó Taffet. "No podían tener suficiente de él. Francamente, trajo a muchos latinos al mercado de pago por visión y cada vez que peleaba, nuevos hogares se sumaban a la compra de PPV. Lideró el crecimiento".

La marca más alta en 1997 se alcanzó en la pelea de Whitaker, que tuvo 720,000 compras, generando $28.8 millones en ingresos de PPV. Las cuatro peleas de pago por evento totalizaron 1.865 millones de compras y $72.9 millones en ingresos.

Al pensar en ese año monumental en su carrera, así es como De la Hoya recuerda cada una de esas peleas.


Las cinco peleas de Oscar en 1997

Miguel Ángel González
Récord al momento de la pelea: 41-0
Cuando: 18 de enero
Donde: Thomas & Mack Center, Las Vegas
Resultado: DU12, por el título junior wélter CMB de De la Hoya

"Mi manguito rotador derecho estaba roto. Recuerdo haberlo roto, no estoy seguro de dónde estaba. No podía lanzar mi mano derecha, así que tiré, no sé cuántos jabs, y le estaba golpeando la cabeza. Fue una pelea relativamente fácil. Recuerdo que me atrapó con algunas manos derechas y cerró mi ojo [izquierdo] en un momento. Pero sí, fue una gran victoria para mí, fue un peleador invicto. Me sentí un poco satisfecho, no demasiado satisfecho, pero lo suficiente como para decir: 'Lo hiciste bien'".

Pernell Whitaker
Récord al momento de la pelea: 40-1-1
Cuando: 12 de abril
Donde: Thomas & Mack Center, Las Vegas
Resultado: UD12, por el título wélter CMB de Whitaker

"No sabía qué esperar. Obviamente sabía quién era y qué había logrado. Su estilo era complicado y difícil. Había entrenado con él cuando era aficionado. Los zurdos siempre me han resultado muy difíciles de entender. Fue una de esas peleas donde sentí que gané. Fue una pelea cerrada, pero sentí que gané y me dio mucha exposición. Llevó mi experiencia y mi técnica a un nivel completamente nuevo, eso es seguro. "

David Kamau
Récord al momento de la pelea: 28-1
Cuando: 14 de junio
Donde: Alamodome, San Antonio, Texas
Resultado: KO2, por el título wélter CMB de De la Hoya

"Aquí es alguien que le dio a Chávez una gran pelea [unos años antes]. Creo que la gente decía que [Kamau] podría haberlo derrotado, o fue una pelea cerrada. Pero sabía que era peligroso porque, por mi experiencia cuando pelee contra boxeadores africanos en mi época de aficionados, sabía que eran muy, muy duros”.

"Te digo que iba al gimnasio a entrenar y, literalmente, en el techo, la gente estaba subiendo, tratando de verme entrenar. Fue increíble".

Héctor "Macho" Camacho
Récord al momento de la pelea: 63-3-1
Cuando: 13 de septiembre
Donde: Thomas & Mack Center, Las Vegas
Resultado: UD12, por el título wélter CMB de De la Hoya

"Lo primero que me viene a la cabeza es ese rizo [del cabello de Camacho] y esa apuesta que teníamos por $200,000 que [renegó]".

Según informes, De la Hoya y Camacho hicieron una apuesta que le permitía a Camacho recaudar $200,000 de De la Hoya si ganaba, y a De la Hoya cortar el rizo de Camacho con una victoria.

"Déjame decirte, Héctor 'Macho' Camacho, este tipo es un verdadero guerrero. Sí, es un boxeador, es un bailarín, es esto, es aquelo, pero puede pelear, puede golpear, en realidad. Fue una pelea complicado, él como zurdo”.

"Quería noquearlo por lo enojado que me hizo. Recuerdo que después de que sonó la última campana, fui directamente a mi cutman, Chuck Bodak, le pedí unas tijeras para poder ir directamente a Camacho y cortarle el rizo. Recuerdo que me miró a los ojos y me suplicó que no cortara su rizo. Fue muy gracioso".

Wilfredo Rivera
Récord al momento de la pelea: 27-2-1
Cuando: 6 de diciembre
Donde: Caesars Atlantic City Hotel & Casino, New Jersey
Resultado: TKO8, por el título wélter CMB de De la Hoya

"Era un hombre fuerte, el boxeador más fuerte que he enfrentado", mencionó De la Hoya al New York Times después de la pelea. ''Tenía un corazón tan grande. Realmente me sentí fuerte allí. Me sentí como un verdadero campeón. Cuando lo corté, mi esquina me dijo que me comportara como un campeón, me tomara mi tiempo y lo eliminara como un verdadero campeón, como lo haría Sugar Ray Robinson".


El 1997 de De La Hoya fue tan notable porque lo hizo como el nombre más importante del boxeo, uno que trascendió el deporte para entrar en el corriente cultural. Imagínense a Canelo Álvarez, Tyson Fury, Deontay Wilder o Anthony Joshua peleando cuatro o cinco veces al año.

"Creo que para entonces estaba claro que Oscar era la próxima gran cosa", dijoLarry Merchant, quien durante años formó parte del equipo de transmisión de HBO. "Aparte de todo lo demás, su aspecto, su medalla de oro, fue un boxeador muy amigable por televisión. Quiero decir, peleó con buena oposición, tuvo buenas peleas, nunca esquivó a nadie".

En la década de 1990, De La Hoya no estaba solo a la hora de mantenerse activo. En 1998, Shane Mosley luchó cinco veces mientras defendía su cinturón ligero de la FIB. Y de 1991 a 1994, James Toney compitió un total de 23 veces como uno de los últimos boxeadores conocidos en participar en peleas sin título y actuar en plataformas más pequeñas por menos dinero entre sus apariciones en HBO y carteleras de PPV.

Pero si echas un vistazo a los boxeadores en la lista actual libra por libra de ESPN y mides su actividad de 2017 a 2019, ninguno de los boxeadores de élite ha peleado más de siete veces. La mayoría ha peleado seis veces o menos durante este periodo de tres años.

Nonito Donaire defendió sus títulos cuatro veces en 2012 y Gennadiy Golovkin, cuando se presentó al público estadounidense, luchó cuatro veces en 2013, tres veces en 2014 y otras tres veces en 2015, antes de finalmente establecerse en un nivel de actividad menos ambicioso.

Hoy en día, los boxeadores están acorralados contractualmente por acuerdos que son ciertamente lucrativos, pero que también exigen exclusividad a una red en particular, que puede ubicarlos en peleas solo un par de veces al año. Aquellos que quieran estar más ocupados ejerciendo su oficio tal vez ni siquiera tengan esa opción.

Hay muchas razones por las que no veremos otro año como el de Oscar de la Hoya en 1997, pero no se puede negar el impacto que este periodo de 12 meses tuvo en su carrera.

El fundador y CEO de Top Rank, Bob Arum, lo pone en una perspectiva simple: "Se convirtió en la cara del boxeo".