Vergil Ortiz ofreció un recital de golpes a Samuel Vargas en California

play
Mike Tyson sabe que no corre peligro al volverse subir a un ring (1:45)

Mike Tyson explica que conoce su habilidad para boxear y por lo tanto puede enfrentar a Roy Jones Jr. el próximo 12 de sept. en una pelea de exhibición. (1:45)

El alto clasificado de peso Welter, Vergil Ortiz, ofreció un recital de golpes la noche de este viernes ante Samuel Vargas hasta noquearlo en siete episodios, en el pleito principal de la cartelera que ofreció Golden Boy Promotions en el Fantasy Springs Casino de Indio, California, y con la que se reactivó el pugilismo profesional en este estado desde que comenzaron las suspensiones por la pandemia del coronavirus.

Ortiz (16-0, 16 Ko’s) lanzó bombas al cuerpo de Vargas (31-6-2, 14 Ko’s) durante todo el pleito, y a pesar de unos chispazos del colombiano, fue el estadounidense de sangre mexicana quien impuso el control del duelo y al final, tras una feroz andanada de misiles, obligó al réferi Jack Reiss a detener el entonces disparejo duelo.

Vergil, poseedor del cinturón oro de la Asociación Mundial de Boxeo, retó al final a peleadores como Keith Thurman y Danny García. Con un maravilloso jab, impuso condiciones desde el asalto inicial, y sin más remedio, se puso al tú por tú Vargas para tratar de contrarrestar el castigo enemigo; sin embargo, no pudo competir por mucho tiempo y terminó recibiendo un castigo excesivo.

Dio la impresión que desde el quinto episodio las opciones de triunfo de Samuel eran prácticamente nulas, pero aun así continuó; sin embargo, en el séptimo fue cuando Vergil apretó el acelerador a fondo y sometió a su rival hasta obligar a la detención cuando todos esperaban que incluso su esquina tirara la toalla.

En otros resultados, Shane Mosley Jr. venció por decisión unánime a Jeremy Ramos tras ocho rounds en peso Mediano, mientras que Héctor Valdez hizo lo propio en peso Supergallo sobre Josué Morales, Evan Sánchez también se fue a los puntos y ganó a Issouf Kinda tras seis en Welter, y en una batalla bastante desigual, Seniesa Estrada detuvo en siete segundos a Miranda Adkins en peso Minimosca.