Kavaliauskas impone un impresionante nocaut a Zewski; González supera a Marriaga

Nueve meses después de sufrir la única derrota de su carrera, el peso welter Egidijus Kavaliauskas regresó al ring y se anotó una victoria por nocaut sobre Mikael Zewski, en el evento principal de la cartelera de Top Rank en el MGM Grand Conference Center de Las Vegas, este sábado.

Durante la mayor parte de los siete asaltos, Kavaliauskas y Zewski brindaron un duelo parejo, pero un uppercut de derecha perfectamente colocado de Kavaliauskas cerca del final del séptimo cambió la pelea. Ese golpe eventualmente condujo a la victoria por nocaut en el octavo asalto para "Mean Machine".

Kavaliauskas (22-1-1, 18 KOs), quien perdió en el noveno round por el campeonato mundial de peso welter de la OMB ante Terence Crawford en diciembre, peleó ahora a un ritmo mesurado en los primeros rounds. Zewski (34-2, 23 KOs) lució como el boxeador más fresco al inicio del combate, en una primera mitad de la pelea que fue una tensa partida de ajedrez con ambos hombres trabajando detrás de sus derechas. No hubo intercambios sostenidos ya que el combate se libró tácticamente en su mayor parte.

En el cuarto asalto, Kavaliauskas tenía enrojecimiento e hinchazón cerca de su ojo derecho. Al entrar en la segunda mitad de la pelea, el resultado estaba en el aire. Si bien Kavaliauskas estaba aterrizando los golpes más fuertes, Zewski lo estaba superando en ocasiones que lograba conectar.

"Estaba controlando la pelea, nunca estuve en peligro y nunca me lastimé", dijo Kavaliauskas después de la velada.

Pero luego Kavaliauskas conectó el uppercut y aturdió a Zewski, quien retrocedió a lo largo de las cuerdas donde fue alcanzado por una violenta ráfaga de golpes que lo derribó. Apenas superó la cuenta del juez Kenny Bayless, pero sobrevivió el round.

Sin embargo, fue un breve respiro, ya que Kavaliauskas conectó un derechazo que envió a Zewksi a la lona por segunda vez. Esta vez Bayless inmediatamente detuvo la pelea. En el momento de detener el combate, Zewski estaba arriba en dos tarjetas.

"Quería noquearlo más rápido, pero sucedió de esta manera", dijo Kavaliauskas. "Nunca puedes contar con el nocaut, estaba trabajando, presionando. Lo vi disminuido round tras round, debilitándose cada vez más. Estaba bloqueando sus golpes y no sintiendo su poder.

"No creo que (Terence) Crawford tenga otras opciones en el peso welter. Puedo pedirle a su equipo, con el debido respeto, que me dé una revancha porque aún no tiene oponentes".

Kavaliauskas sigue estando en el top 10 de peso welter, pero a pesar de su buen desempeño contra Crawford en diciembre, nadie realmente quiere ver esa revancha. Los enfrentamientos contra los otros pesos welter que hay en el escenario serían muy interesantes, pero desafortunadamente, muy poco probables dado que peleadores como Errol Spence Jr., Danny García, Shawn Porter, Manny Pacquiao y Keith Thurman tienen diferentes promotores y son peleas difíciles de hacer por esa razón.

En otras palabras, está en la misma situación que Crawford, en busca de los mejores oponentes, solo que sin cinturón.

González brilla en la victoria sobre Marriaga

Joet González demostró que no hay efectos nocivos duraderos de su derrota en la pelea por el título mundial de peso pluma de la OMB ante Shakur Stevenson en octubre pasado, y ahora ofreció una actuación dominante en la victoria por decisión unánime sobre el veterano Miguel Marriaga, a quien superó en todo momento.

Después de 10 rounds, los tres jueces anotaron la pelea para González 97-93 y 99-91 (dos veces).

Los dos primeros rounds fueron relativamente igualados al comienzo de la pelea. González, de 26 años (24-1, 14 KOs), comenzó a aumentar su ritmo de trabajo y presión en el tercer episodio. Aterrizó varias derechas sobre la cabeza de su rival, mientras que Marriaga hizo todo lo posible por mantenerse firme; pero a medida que avanzaba el combate, González ganaba impulso ofensivo y Marriaga, de 33 años (29-4, 25 KOs), simplemente no podía seguir el ritmo fulminante de su enemigo más joven.

play
0:43

Joet González se luce en la victoria sobre Marriaga

Después de 10 rounds, los tres jueces anotaron la pelea para González 97-93 y 99-91 (dos veces).

"Era lo que esperaba, un tipo duro", dijo González después de la pelea. "Ha estado allí con tres campeones del mundo, así que esperaba el mejor Marriaga porque sabe que su tiempo se acortó. Esperaba el mejor Marriaga, y dio una buena pelea".

González sufrió un corte debajo de su ojo derecho que comenzó a sangrar en el noveno asalto, pero eso no lo afectó ya que siguió avanzando hasta lanzar 466 golpes y conectar 177, superando a Marriaga, quien conectó 108 golpes de 351 lanzados.

Para González, esta fue una victoria sólida. Las únicas derrotas de Marriaga fueron contra Nicholas Walters, Oscar Valdez y Vasiliy Lomachenko en peleas por el título. Con la victoria, González advirtió que todavía es una gran amenaza en la división de peso pluma.

"Esto me vuelve a poner en la posición que quiero estar", dijo González. "Quería volver contra los mejores. Le dije a mi manager, Frank Espinoza, y a mi equipo en Golden Boy que no quería peleas de puesta a modo, quería mostrarle a la gente que podía competir con los mejores y estar con los grandes boxeadores para competir por otro título muy pronto.

"Quiero otra oportunidad por el título mundial. Creo que me lo he ganado".

De cara al futuro, una pelea muy lógica es una con Xu Can, quien tiene una versión del título de peso pluma de la AMB y es promovido por Golden Boy. Can es un auténtico molino de viento que lanza multitud de golpes round tras round. Una pelea de Can-González sería un asunto de alto nivel y, desde una perspectiva estilística, mucho más fácil de descifrar para González que Stevenson.