¿Qué ocurrió entre Canelo Álvarez, Óscar De La Hoya y DAZN?

play
El 'Team Canelo' ve lejana una tercera pelea de Saúl Álvarez ante Gennady Golovkin (0:57)

Eddy Reynoso, entrenador de Saúl "Canelo" Álvarez, reveló que un tercer combate ante el kazajo no es lo más atractivo en este momento. (0:57)

Nota del Editor: La siguiente nota se publicó tras la demanda que interpuso Canelo Alvarez contra Golden Boy Promotions, DAZN y Óscar de la Hoya a mediados de septiembre. Canelo es ahora agente libre tras acordar su libertad con la casa promotora.

El pasado martes, Saúl "Canelo" Álvarez entabló una demanda contra su promotora Golden Boy Promotions y DAZN, su socia de transmisiones vía streaming, alegando presunto incumplimiento contractual, en busca de un mínimo de $280 millones en daños y perjuicios.

Hace dos años, Álvarez y DAZN pactaron el contrato más lucrativo en la historia del boxeo. Álvarez combatiría sus 11 peleas siguientes con transmisión de DAZN, a un precio de $385 millones. Todas las partes involucradas han tenido diversos desacuerdos desde entonces, específicamente en lo que respecta a tentativos rivales y pagos por combates futuros.

Álvarez desea que su contrato se cumpla tal y como fue inicialmente redactado, lo que implica que recibiría el pago total pactado por pelea, lo que ha se ha convertido en punto de discusión entre las partes. Adicionalmente, el púgil mexicano tendría la última palabra con respecto a sus rivales. Hasta que esos aspectos se definan en su totalidad, es probable que la máxima estrella de este deporte (y que se encuentra en el apogeo de sus condiciones físicas) deba apartarse del cuadrilátero por un buen tiempo.

A continuación, repasamos lo que conocemos hasta ahora sobre la situación de "Canelo" y lo que significa para todas las partes involucradas.

¿Cuál es el cronograma de esta sociedad? ¿Cómo se desmoronó?

Poco después de su victoria contra Gennady Golovkin en su revancha del 15 de septiembre de 2018, Álvarez firmó un contrato con DAZN por 11 peleas y $365 millones. Dicha unión aportaba ventajas tanto para Álvarez como para DAZN. HBO, la antigua socia televisiva de Álvarez dejaba el negocio del boxeo a finales de ese año y DAZN, la plataforma deportiva de streaming, acababa de comenzar operaciones en Estados Unidos y necesitaba de una estrella conocida que sirviera de principal atracción para su franquicia pugilística.

Durante el inicio de sus operaciones, DAZN produjo avisos publicitarios con Álvarez como imagen, conformando el resto de su plantilla de boxeadores en simultáneo. El servicio de streaming prometía cambiar la forma cómo las grandes masas disfrutaban del boxeo: presentaría a las grandes estrellas del pugilismo en su plataforma por una tarifa mensual, en vez de pagos por evento.

Luego de superar a Rocky Fielding en diciembre de 2018 para convertirse en campeón del mundo en tres divisiones distintas, tras el primer combate de su contrato con DAZN, "Canelo" se vio las caras con Daniel Jacobs, quien era en ese momento dueño de la faja de los pesos medios de la FIB y era considerado púgil de élite en las 160 libras.

Después de dicha pelea, escenificada en mayo de 2019, la situación comenzó a tornarse amarga.

Un representante de DAZN declaró a ESPN antes de la presentación de la demanda que la empresa creía que transmitiría el tercer capítulo de la rivalidad Canelo-GGG durante el fin de semana del Día de la Independencia de México en el mes de septiembre, fecha tradicional de grandes eventos boxísticos. Ambos púgiles ya se habían enfrentado en ese fin de semana de los años 2017 y 2018, y ambos eventos produjeron más de un millón de adquisiciones cada uno en el sistema de "pago por evento" (1.3 millones y 1.1 millones, respectivamente). Para DAZN, la reedición de la saga sería un evento de gran atractivo y una clave para fortalecer su base de suscriptores.

Mientras que Golden Boy y DAZN estaban de acuerdo con el plan, parecía que Álvarez no estaba interesado en completar su trilogía contra Golovkin o, tal como declara en su demanda judicial, estaba en total desconocimiento de la idea.

El verano pasado fue una temporada tumultuosa entre Golden Boy y su valioso cliente. "Canelo" no guardaba reservas a la hora de expresar menosprecio por Óscar De La Hoya, fundador de Golden Boy, ya que el primero creía que el exboxeador y medallista olímpico hacía promesas a DAZN sin su consentimiento.

Asimismo, Golovkin también pactó un contrato por varios combates con DAZN con carácter de exclusividad en marzo de 2019, con la creencia de que se enfrentaría a Álvarez por tercera vez en septiembre de ese año.

Eventualmente, septiembre llegó y se fue sin que se escenificara dicha pelea y "Canelo", por su parte, se vio las caras en noviembre con Sergey Kovalev, dueño del título mundial del peso completo de la OMB.

Álvarez no ha subido al cuadrilátero desde entonces. A pesar de varios rumores que lo vinculaban con múltiples rivales para una tentativa pelea en septiembre, nada se concretó.

¿Por qué "Canelo" demanda a DAZN y Golden Boy?

Álvarez desea obtener el dinero que esperaba devengar cuando firmó el contrato. Y no está dispuesto a conceder descuentos.

En el caso de Golden Boy, todo es un poco más complicado. Si bien es cierto que la promotora ayudó a asegurar el lucrativo pacto de Álvarez con DAZN, son los detalles del contrato los que han provocado la fractura en la relación. ¿Qué fue lo que realmente prometió Golden Boy a la plataforma de streaming? Y, ¿lo hizo con pleno conocimiento de Álvarez?

"Tanto Canelo como DAZN tienen problemas con Golden Boy. Canelo dice: 'Parece que ustedes me representaron ante DAZN diciendo que yo haría cosas que no están incluidas en mi contrato con ustedes... y no estoy obligado a hacerlas'", comentó a ESPN una fuente con pleno conocimiento de las negociaciones relativas a los futuros rivales de Canelo. "Por otra parte, DAZN le dice a Golden Boy: 'Ustedes nos hicieron ver que habías asegurado el acuerdo y aprobación de Canelo a hacer estas cosas... y no lo hicieron'".

El otro reto, en lo que respecta al pago a Álvarez, es que la pandemia ha provocado la escenificación de combates boxísticos sin la presencia de aficionados en la arena. La taquilla siempre ha respondido con creces a las peleas de Álvarez, y la mayoría de los boxeadores de primer nivel ganan significativas sumas de dinero gracias a los seguidores que pagan por estar presentes frente al cuadrilátero. Según indica la Comisión Atlética Deportiva del Estado de Nevada, las dos peleas Canelo-GGG generaron al menos $24 millones en la taquilla.

¿Qué busca obtener "Canelo" de esta demanda?

A juzgar por sus alegatos judiciales, es evidente que Álvarez desea su dinero y/o su libertad, tanto de Golden Boy como de DAZN.

En lo que respecta a DAZN, si la empresa no está dispuesta a pagar el monto acordado, Álvarez piensa que ésta entraría en incumplimiento contractual, según expresa la demanda. Si se le confiere su libertad, se convertiría en el agente libre mejor cotizado del mundo del boxeo en muchos años.

El contracto actual de Álvarez le confiere el mejor colchón posible. En una transmisión bajo el esquema "pago por evento", los éxitos financieros pueden fluctuar, dependiendo de la calidad del rival en la respectiva pelea. Sin embargo, de acuerdo con los términos de su contrato con DAZN, Álvarez tiene garantizado un monto determinado por cada combate.

El libelo de demanda indica que, de acuerdo con los términos del contrato, DAZN pagaría una licencia de $40 millones a Golden Boy Promotions por 10 combates de Álvarez a escenificarse entre 2019 y 2023, con una cantidad cercana a los $35 millones a pagar a Álvarez. Para colocarlo en contexto: para que una transmisión de "pago por evento" genere $40 millones en ingresos a la promotora, debe procurar al menos 1 millón de compras, a $80 cada una. Los ingresos en "pay-per-view" usualmente se dividen aproximadamente a partes iguales entre las promotoras y la industria de la televisión por cable y satélite.

Si bien los combates de Álvarez contra Golovkin y Julio César Chávez Jr. atrajeron cerca de un millón de compras cada uno, sus peleas contra Liam Smith (300,000 compras) y Amir Khan (600,000) habrían quedado lejos de igualar ese hito. El combate de "Canelo" contra Miguel Cotto por el título de los pesos medios atrajo una cifra cercana a 900.000 adquisiciones.

¿Qué se necesitaría para que "Canelo" acceda a pelear de la mano de DAZN y Golden Boy?

Según indican múltiples fuentes, Álvarez desea que su contrato se ejecute tal como fue inicialmente planteado. Para que "Canelo" se enfrente a un rival de primera línea (Callum Smith o Billy Joe Saunders), Álvarez exigiría cobrar el monto acordado en 2018. Si bien es cierto que el mexicano se vio las caras con Jacobs y Kovalev el año pasado (siendo dos púgiles profesionales sumamente conocidos y con historiales llenos de logros alcanzados en peleas por el título) y haber sido designado Peleador del Año 2019 por ESPN gracias a sus méritos, dichas peleas quizás no inclinaron mucho la balanza al agrado de DAZN.

Una fuente con conocimiento de la relación entre Álvarez y DAZN afirmó a ESPN en julio pasado que "los ejecutivos de DAZN se han frustrado cada vez más con los enfrentamientos planteados para Álvarez. Si bien es cierto que figuras de la talla de Jacobs y Kovalev son indudablemente sólidas, no cuentan con la clase de impacto que habría producido una tercera edición de su combate contra Golovkin para el servicio de streaming".

Si DAZN no consigue esa tercera pelea entre Álvarez y Golovkin, ¿estaría dispuesto el servicio de streaming a permitir que Álvarez rompa lo que podrían considerar un contrato que ha rendido pocos dividendos?

¿Hará Canelo su defensa obligatoria del título del peso medio del CMB?

El pasado jueves, el Consejo Mundial de Boxeo ordenó la escenificación de la defensa obligatoria del título del peso medio que actualmente ostenta Álvarez, para el 21 de octubre contra Avni Yildirim, combate que la organización ya había ordenado en agosto pasado. Si ambos boxeadores y sus respectivas promotoras no llegan a un acuerdo antes de la fecha limite del 21 de septiembre, cualquier promotora podría extender ofertas para organizar el enfrentamiento. Eso incluye a las promotoras de ambos púgiles; a saber, Golden Boy y Arena Box Promotions, al igual que la casa Top Rank de Bob Arum, Matchroom Boxing, propiedad de Eddie Hearn; Queensberry Promotions, regentada por Frank Warren; Mayweather Promotions; TGB Promotions de Tom Brown, o cualquier otra promotora.

Mientras Canelo mantenga su litigio contra DAZN y Golden Boy, cuesta creer que alguna promotora se muestre dispuesta a arriesgarse con un combate que podría no llevarse a cabo, al menos hasta que se decida la disputa legal.

Salvador Rodríguez, redactor de ESPN Deportes especializado en boxeo, colaboró con la presente nota.