Josh McDaniels, Sean Payton, Robert Saleh y Kevin O'Connell, coaches que podrían sentarse pronto en la silla caliente

play
Tramas de la Semana 4 de la NFL (2:21)

La explosiva ofensiva de los Dolphins enfrenta su primera gran prueba ante la defensiva de los Bills, Ezekiel Elliott regresa a Dallas y los maltrechos Broncos y Bears buscan su primera victoria. (2:21)

Josh McDaniels, Robert Saleh, Sean Payton y Robert Saleh han tenido malos inicios de temporada regular por distintas causas y su margen de maniobra es mínimo para librar la silla caliente de la NFL.


Sólo han pasado tres semanas de la temporada regular de la NFL, pero ya están encendidas las alarmas en algunos equipos ante sus intenciones de meterse a los Playoffs y la silla caliente comienza a subir de temperatura para algunos coaches.

Aún faltan 14 juegos por disputar, pero las estadísticas no mienten y pueden sentenciar a todo aquél que tiene un mal inicio. Desde 1990 a la fecha, solo el 25 por ciento (88 de 348) los equipos que han iniciado con marca de 1-2 se han clasificados a la Postemporada, mientras que los que arrancan con tres derrotas sólo lo han hecho en el 2.5 por ciento de las ocasiones (4 de 158).

En ninguno de los dos casos anteriores, algún equipo ha ganado el Super Bowl.

Ante esta tendencia, colocamos a los entrenadores que corren el riesgo de sentarse en la silla caliente, así como el panorama para sus respectivos equipos.

Josh McDaniels

Las Vegas Raiders (1-2)

Siguientes cinco partidos: en Chargers / Packers / Patriots / en Bears / en Lions

De entrada, McDaniels tiene un panorama complicado en una división en la que está el equipo que ha dominado la liga en los últimos años. Los Raiders tienen material para pelear contra los Chargers, pero en 2022, el primer año de McDaniels, los de negro y plata hicieron contrataciones para estar en Postemporada y no lograron clasificar.

Dieron mucho dinero por Davante Adams y Chandler Jones, en 2023, cortaron a Derek Carr y firmaron a Jimmy Garoppolo, quien es conocido de McDaniels, pero el inicio no ha sido el esperado. Comenzaron con una victoria en Denver, pero después, en casa, cayeron ante los Pittsburgh Steelers.

Este domingo visitan a Los Angeles Chargers, por lo que están obligados a ganar, lo cual sería un buen golpe de autoridad en la división, además de que le vendrán partidos en casa en los que los Raiders pueden sacar la victoria contra Green Bay Packers y New England Patriots. Tres victorias en fila cambiarían el panorama.

El objetivo es ganar la AFC Oeste, pero la realidad es que los Raiders deben quitarle el comodín a los Chargers, que, en el papel, son favoritos para ganarlo. En caso de no llegar a Playoffs, no creo que McDaniels sea retirado de su puesto, pero no tendría margen de error para la siguiente temporada.


Sean Payton

Denver Broncos (0-3)

Siguientes cinco partidos: en Bears / Jets / en Chiefs / Packers / Chiefs

Los Broncos son la gran decepción en estas tres semanas de temporada regular. Sean Payton se vendió como el salvador, como el coach al que todos querían, además de tener el atrevimiento de criticar a Nathaniel Hackett por el trabajo que hizo en 2022 en Denver.

Lo que ahora sabemos es que a Payton lo defiende su paso por los New Orleans Saints y el Super Bowl que ganó con ellos hace 13 años, porque tiene un inicio de 0-3 y sufrió una de las peores palizas en la historia de la NFL a manos de los Miami Dolphins.

El panorama no es muy alentador por la presencia de los Chiefs en la división y otros equipos contendientes en la AFC, además de que los Chargers lucen más fuertes. Los siguiente dos partidos de los Broncos son determinantes para saber si pueden resurgir y buscar pelear en la división, donde ya perdieron el primer partido en casa contra los Raiders, y están obligados a ganarlos (en Chicago y Jets), porque después enfrentarán dos veces a Kansas City en un periodo de tres semanas.

Los Broncos deben que mejorar en la defensiva, que no ha sido ni la sombra de lo que fue hace unos años, a la ofensiva, Russell Wilson debe asumir más el liderazgo del equipo, mientras que Payton, encontrar un sistema que pueda generar victorias, porque, independientemente de cómo le haya dejado el equipo Hackett, sabía a lo que llegaba y tuvieron tiempo para armarlo en agencia libre y draft.

El futuro inmediato no es muy claro, pero Payton estará de regreso para la siguiente temporada, porque fue contratado por los nuevos dueños. De Wilson no se podría asegurar lo mismo.


Robert Saleh

New York Jets (1-2)

Siguientes cinco juegos: Chiefs / en Denver / Eagles / en Giants / Chargers

El inicio de temporada fue agridulce para los Jets. Ganaron su primer partido en MNF en casa contra los Buffalo Bills, pero perdieron para el resto de la temporada a la contratación del año, Aaron Rodgers.

Los Jets tienen un roster con mucho talento a ambos lados del balón, pero el golpe de Rodgers fue devastador. Zach Wilson no es la respuesta para llevar a este equipo semana a semana y ya ni hablemos de Playoffs. En ambos años con los Jets, Saleh ha tenido doble dígito de derrotas, pero en 2022, logró colocar a la defensiva como una de las mejores de la NFL, después que en 2021 fue una de las peores.

El calendario de los Jets no es fácil, porque tiene que enfrentar dos veces a Miami, a los Patriots, ante quienes ya perdieron el primero, y pagar la visita a Buffalo, además de rivales como Eagles, Chiefs y Chargers.

Saleh puede salvar su puesto por dos razones, que logre poner un equipo que compita el resto del año y que al final de la temporada esté en la pelea por un puesto en Playoffs como comodín, cuando sus aspiraciones eran de Super Bowl, mismas que se esfumaron con la baja de Rodger. El otro motivo es, precisamente, que la lesión de Rodgers le dé esa protección de esperar a que el veterano pasador regrese el siguiente año y saber si puede llevarlos lejos en Playoffs.

Quizá Saleh pueda quedarse un año más, pero mucho dependerá del regreso de Rodgers.


Kevin O’Conell

Minnesota Vikings (0-3)

Siguientes cinco juegos: en Panthers / Chiefs / en Bears / 49ers / en Packers

Iniciar con tres derrotas una temporada es casi firmar tu destino a quedar fuera de los Playoffs y olvidarse del título de la división.

Los Vikings ganaron la NFC Norte el año pasado y la división ahora se ve más completa por los rivales (Detroit Lions y Packers). Equipos que han iniciado con récord de 0-3 sólo han ganado su división en el 1.3 por ciento de las ocasiones (2 de 158).

Las tres derrotas de los Vikings en 2023 han sido por diferencia de siete o menos puntos. Este fin de semana, al visitar a los Carolina Panthers, Minnesota no tiene opción, está obligado a ganar, porque en el panorama están duelos ante los Chiefs, 49ers y Packers.

La ofensiva aún es explosiva, pero la defensiva ha perdido fuerza. O’Connell sorprendió el año pasado con un equipo que ganó la división, pero hay algunos jugadores que podrían perder esa ventana de ser competitivos por edad o por situación laboral, además de algunas inconformidades como la frustración que muestra en ocasiones Justin Jefferson.

No creo que O’Connell pierda su trabajo a pesar de no llegar a Playoffs, pero sí podría quedarse fuera de los planes del equipo para 2024, en caso de que pierda el control del equipo, a los lideres, es decir, que pierda el vestidor.

La cuesta es muy complicada para los Vikings, porque de colocarse 1-3, sus aspiraciones de Playoffs se mueven a un 14.5 por ciento (34 de 235). La mano del entrenador no sólo se tiene que ver el día de juego sino en todas las prácticas y ahí es donde se mantiene la unidad. Ese es el gran reto de O’Connell.