¿Cómo llegamos al punto en que Cowboys y Niners perdieron su lugar en horario estelar?

Una de las rivalidades históricas de la NFL, Cowboys vs. 49ers, vive sus horas bajas en el 2020

La rivalidad entre los Dallas Cowboys y San Francisco 49ers está entre las más reconocidas en la historia de la NFL.

El apodo de 'Captain Comeback' para Roger Staubach puede ser vinculado a una victoria de playoffs en 1972 en contra de San Francisco. Luego, estuvo 'The Catch'. el clásico touchdown de Dwight Clark en el Juego de Campeonato de la NFL de 1980 en Candlestick Park.

En los 1990s, no hubo una rivalidad mejor que los Cowboys-Niners. Ellos se miraban desde lejos como lo hacían Earvin 'Magic' Johnson y Larry Bird cuando Los Angeles Lakers y Boston Celtics dominaban a la NBA.

La ahora famosa frase del head coach Jimmy Johnson, "¿Cómo ven a esos Cowboys?", después de la victoria de Dallas en el Juego de Campeonato de la NFC de 1992 se volvió viral, antes de que hacerse viral se pusiera de moda. Los equipos se volvieron a encontrar de nuevo en los juegos por el Campeonato de la NFC de 1993 y 1994, con los equipos dividiendo victorias.

Los Cowboys ganaron tres Super Bowls en los 1990s; San Francisco ganó uno.

Dede entonces, los Niners han perdido en dos viajes al Super Bowl mientras que los Cowboys no han regresado siquiera a un juego por el título de la conferencia.

Ambos entraron a la campaña del 2020 de la NFL considerados entre los mejores contendientes para la NFC, y así de emocionada estaba la cadena NBC, que esperaba ver grandes réditos gracias a la renovación de la rivalidad durante un duelo de la Semana 15 de domingo por la noche desde el lujoso AT&T Stadium.

Pero, para la semana pasada, NBC había optado por cambiar su partido, eligiendo en su lugar un encuentro entre los New York Giants y Cleveland Browns.

Fue la primera vez que los Cowboys fueron sacados de un partido de horario estelar desde que se convirtió en opción en el 2006. Fue la quinta ocasión en que los Niners han sido sacados de horario estelar, pero primera desde el 2018.

Con una marca combinada de 9-17, los Cowboys (4-9) y Niners (5-8) simplemente no poseen el cartel para el gran partido. En lugar de eso, el duelo del domingo (que será transmitido a la 1 p.m., tiempo del Este, por CBS) gira en torno al posicionamiento en el draft del 2021 de la NFL, sobre todas las cosas.

¿Cómo llegamos hasta esto? Los reporteros de la Nación NFL para los 49ers, Nick Wagoner, y Cowboys, Todd Archer, echan un vistazo con lo que sucedió en la temporada y el panorama para cada equipo.

Una lluvia de lesiones

Wagoner: Ningún equipo en la NFL se ha visto más golpeado por lesiones que los 49ers. Hasta esta semana, tienen más de 71 millones de dólares en la lista de reservas lesionados. En algún punto, estaban sin más de 80 millones de dólares contra el tope salarial por varios padecimientos.

Eso significa que muchos de los mejores jugadores de los Niners se han perdido un periodo extendido. Se trata de un grupo que incluye al quarterback Jimmy Garoppolo, alas defensivas Dee Ford y Nick Bosa, ala cerrada George Kittle y esquinero Richard Sherman. Eso ni siquiera toma en cuenta a jugadores clave como el centro Weston Richburg y liniero defensivo Ronald Blair III, quienes han estado en la lista de imposibilitados para participar a lo largo de toda la temporada.

Hay que reconocer que los 49ers se han mantenido competitivos pese a todas las lesiones, pero la factura se cobró en la recta final, y están a punto de la eliminación de la postemporada.

Archer: El quarterback de los Cowboys, Dak Prescott, no alcanzó a completar cinco partidos. El tackle ofensivo Tyron Smith participó en apenas dos. El ala cerrada Blake Jarwin ni siquiera completó el partido de apertura de temporada. El tackle La'el Collins no participó en una sola jugada y entrenó, a lo mucho, en un puñado de sesiones del campamento de entrenamiento. El tackle defensivo Gerald McCoy, su mayor fichaje de la agencia libre, sufrió un desgarro de cuádriceps en el primer entrenamiento equipado del campamento del entrenamiento. El linebacker Leighton Vander Esch se fracturó la clavícula en el primer periodo del primer juego.

A los equipos les gusta emplear la frase "el siguiente hombre en la fila", pero eso solamente tiene significado si un equipo gana. Las lesiones son consideradas excusas, pero las excusas y los motivos viven en la misma cuadra. Las lesiones son uno de los motivos por los cuales los Cowboys tienen apenas cuatro victorias.

¿Han lidiado exitosamente con el tema? No. ¿Sobreestimaron su profundidad de plantilla? En algunos casos, sí. Pero, ¿cuántos equipos ganan partidos cuando se ven obligados a iniciar con cuatro quarterbacks diferentes? Además de perder a Prescott por una lesión en el tobillo derecho, Andy Dalton se perdió un juego por una conmoción y otro después de ser colocado en la lista de reservas/COVID-19. El novato Ben DiNucci no estaba listo para jugar, y Garrett Gilbert cumplió en su único inicio.

¿Qué más falló?

Wagoner: La mayoría de los problemas de los 49ers pueden ser rastreados a las lesiones, pero los movimientos de temporada baja que hicieron y los que no hicieron, también perjudicaron.

Canjear al tackle defensivo DeForest Buckner fue una decisión difícil con lógica que la respalda, pero los Niners han echado de menos su durabilidad y producción. Arik Armstead, quien recibió un contrato lucrativo usando una gran cantidad de dinero que hubiera sido empleado con Buckner, ha sufrido para replicar su temporada de destape del 2019.

Los Niners tampoco se ocuparon de sus necesidades en el interior de la línea ofensiva, apostando que sanaría Richburg y Daniel Brunskill se desarrollaría para el puesto de guardia derecho. Pero la unidad ha mostrado problemas desde el centro al tackle derecho, dejando a los Niners ranqueados N° 23 en la métrica de victorias en bloqueos de pase, y N° 29 en la métrica de victorias en bloqueos terrestres.

Archer: El propietario y gerente general de los Cowboys, Jerry Jones, ha dicho que, si pudiera borrar un aspecto del 2020, sería el dramático cambio de esquema defensivo desde el coordinador Rod Marinelli y su 4-3, al esquema híbrido de Mike Nolan.

Sin una temporada baja tradicional, los Cowboys estuvieron retrasados en la implementación de los cambios para hacer que su defensiva luciera como querían que luciera. Eso no debe ser una excusa por el pobre juego que han mostrado conforme avanzó la temporada, y existe una falta de mejoría.

"La cosa que ha sido más difícil con la cual debimos lidiar con las reuniones virtuales, es que es una profesión tan personal, y enseñar en esta profesión es como enseñar danza. Debes ponerle las manos a las personas en muchas ocasiones, para enseñarles", dijo Nolan. "Ya sea la implementación de la defensiva, todo viene con la técnica. Todo lo que haces está orientado a la técnica".

Se suponía que el esquema de los Cowboys se acomodaría a los jugadores, pero ese no ha parecido ser el caso. Algunos de los grandes nombres de la agencia libre (McCoy, Dontari Poe, Ha Ha Clinton-Dix) no contribuyeron, ya sea por lesión o por inefectividad.

¿Qué sigue?

Wagoner: Los 49ers están repentinamente más de cerca de una selección del Top-5 en el draft que de una posición en la postemporada, una idea que parecía descabellada hace algunos meses. Pero, con casi 40 jugadores dirigiéndose a algún tipo de agencia libre, y espacio contra el tope salarial limitado, será un receso de temporada crítico.

De las muchas decisiones que aguardan, la estrategia de los Niners en la posición de quarterback será de la mayor importancia. Garoppolo es, por mucho, la mejor opción del equipo, y ha ganado muchos partidos para los Niners, pero su historial de lesión y alto costo podrían forzar a San Francisco a considerar otras opciones.

Después del quarterback, también necesitarán enfocarse mucho en la secundaria y línea ofensiva. Si los 49ers logran ocuparse de esas áreas y tienen mejor suerte en el tema de las lesiones, entonces tienen el talento para regresar a la competencia y volver a su mejor momento la temporada que viene.

Archer: Se trata de la mayor interrogante para el siguiente receso de temporada: ¿Qué sucede con Prescott?

¿Usarán los Cowboys la etiqueta de jugador franquicia con un costo de 38 millones de dólares? ¿Lo firmarán a un contrato a largo plazo que promedie, potencialmente, cerca de 40 millones de dólares? De cualquier modo, va a comerse una buena porción del espacio bajo el tope salarial del 2021, cuando descienda por culpa de la pandemia de coronavirus.

Si firman o etiquetan a Prescott, ¿tendrán suficiente dinero para sumar jugadores en la agencia libre que ayude a mejorar a una defensiva que lo requiere urgentemente? Tener una selección alta de draft, potencialmente del Top-5, ayudará, pero van a requerir que sus reclutas contribuyan de inmediato.