Fuentes: DeMaurice Smith, director ejecutivo de la NFLPA, dice a agentes que 'conspiren' sobre ofertas de equipos de la NFL a jugadores

DeMaurice Smith, director ejecutivo de la NFLPA, dijo a los agentes de jugadores que deben trabar juntos en el próximo periodo de la agencia libre para asegurar que los equipos no se aprovechen del reducido tope salarial de 2021 para limitar los salarios de los jugadores, dijo a ESPN una fuente que estuvo en la videoconferencia.

En la videoconferencia, que remplazó el seminario de agentes que la NFLPA organiza cada año en el Scouting Combine de Indianapolis, Smith le dijo a los agentes que el sindicato espera que este año, el piso del tope salarial negociado entre la liga y la unión sea muy cercano a los $180 millones y que los topes de 2022 y 2023 podrían también ser afectados por las pérdidas económicas relacionadas con la pandemia que resultaron en la reducción del tope en 2021.

A causa de eso, dijo Smith, los agentes deberían hacer retroceder a los equipos que intenten cortar a jugadores por el tope salarial y que deberían consultarse entre ellos y con el departamento encargado del tope en la NFLPA sobre las ofertas que reciben de los equipos por jugadores agentes libres. La fuente transmitió el mensaje de Smith a ESPN y dijo que Smith señaló a los agentes que estaba bien que “conspiraran” en la agencia libre para asegurarse de obtener los mejores acuerdos posibles para los jugadores.

La conspiración o confabulación, por supuesto, es ilegal en la práctica corporativa y los equipos de la NFL tienen prohibido hacerlo, pero no hay leyes o reglas que indiquen que los trabajadores (jugadores en este caso) tienen prohibido intercambiar información sobre cuánto les ofrecen y esa clase de información puede ayudar a los agentes a saber más sobre lo que está disponible en términos de potenciales destinos y acuerdos.

Smith dijo a los agentes que las cosas se verían más negativas actualmente de no haber ratificado los jugadores el nuevo contrato colectivo de trabajo hace un año, dijo la fuente. Sin el contrato, señaló, la liga estaría buscando el cese de operaciones en un par de semanas, cuando concluye el año fiscal de la NFL, y los dueños tendrían poca motivación para negociar un nuevo acuerdo, mucho menos de mitigar las pérdidas de ganancias en 2021 al aumentar artificialmente el piso del tope salarial.

Con el contrato colectivo firmado el año pasado, el sindicato estaba en posición de negociar los términos de la temporada 2020 influenciada por el COVID-19. Como parte de esa negociación, la liga y el sindicato acordaron que el tope salarial de 2021 no sería menor a $175 millones por equipo, incluso si las proyecciones de ganancias en las que se basa anualmente el tope indicaran que debería ser más bajo.

La semana pasada, la liga y el sindicato acordaron aumentar el piso del tope salarial de $175 a $180 millones con la cifra final aún por anunciarse. Smith dijo que esta cifra probablemente dependa del resultado de los nuevos contratos de televisión que la liga negocia con las cadenas, pero con base en la información que tiene la NFLPA, espera que la cantidad final sea significativamente más baja que los $198.2 millones del año pasado.

Los topes futuros serán afectados porque la liga y el sindicato acordaron “pedir prestado” de esos topes salariales para compensar la reducción de este año. Ya que el tope salarial de 2021 no habrá caído tanto como lo hubiera hecho orgánicamente sin el “piso” negociado, la diferencia entre lo que es el tope de 2021 y lo que pudo haber sido necesitará ser aplicada a topes futuros. La NFL y la NFLPA ya acordaron negociar la diferencia del tope salarial de 2022 y el tope de 2023 podría también ser afectado, ya que el sindicato presiona para repartir esas pérdidas en el mayor número de años posibles en vez de lidiar con ellas en una temporada.

Smith también dijo a los agentes que el programa de actividades en el receso de temporada 2021 tendrá que ser negociado colectivamente entre la liga y el sindicato, como sucedió con el programa de 2020, por la amenaza persistente por el COVID-19, indicó la fuente.

El año pasado, las actividades organizadas de equpo (OTA) y los minicampamentos fueron virtuales y el campamento de entrenamiento, aunque inició a tiempo, fue estructurado con cambios importantes por el COVID.

No es claro que tan similar será el receso de temporada en 2021, pero Smith dijo a los agentes que todos los aspectos de ese periodo, a excepción del draft, estarían sujetos a la negociación.