¿Puede Cam Newton resucitar su carrera? La temporada de Patriots depende de ello

El modo en que el quarterback Cam Newton responda en el 2021 a una temporada de altibajos determinará la clase de campaña que tengan los Patriots

FOXBOROUGH -- ¿Quieren generar una reacción apasionada entre los seguidores de los New England Patriots? Simplemente pronuncien el nombre de Cam Newton.

¡Vaya pararrayos!

Ningún jugador en la historia reciente ha generado reacciones tan extremas a ambos lados del espectro: "¡Está acabado!" Vs. "¡Nunca tuvo una oportunidad justa!".

La opinión del head coach de los Patriots, Bill Belichick, que al final del día es la más importante, parece estar en algún punto intermedio.

Si Belichick creyera que Newton tenía poco por ofrecer, simplemente podía haber seguido adelante en el 2021 sin ataduras y una nota de agradecimiento. En lugar de eso, estudió otras opciones de quarterback en agencia libre, y el precio para adquirirlos, y se mantuvo con Newton como QB1.

Pero, difícilmente fue un voto de confianza decisivo.

El contrato por una temporada de Newton es modesto --lo que deja abierta la puerta para otra potencial adición-- y es más una solución a corto plazo que una respuesta a futuro. Los Patriots trabajarán para construir sobre lo conseguido durante su experiencia con Newton en el 2020, al tiempo que buscan a su quarterback del futuro, posiblemente en el Draft 2021 de la NFL.

Descartando que algo cambie entre el día de hoy y el arranque de la temporada, como por ejemplo los San Francisco 49ers siendo más agresivos en su intento de traspasar a Jimmy Garoppolo, o que Jarrett Stidham sorprenda para convertirse en el quarterback titular de los Patriots, lo más probable es que Newton esté en los controles de la ofensiva cuando arranque la campaña.

Sería Cam 2.0. En busca de encontrar el punto medio en un mar de extremos, examinemos algunas de las narrativas que rodean a Newton.

Ya no puede lanzar

Algunos de los pases errados de Newton fueron tan malos, botando a los pies de los receptores, que ensombrecieron los pases precisos. Fue algo que pareció estar en la mente de Newton a finales de la temporada pasada cuando dijo, "Todavía puedo ser más consistente. Algunos de los pases que realicé, quisiera tenerlos de regreso".

También sufrió 13 pases desviados en la línea de golpeo, empatando la segunda mayor marca en la NFL, detrás de Ben Roethlisberger, según números de ESPN Stats & Information.

Newton completó el 65.8 por ciento de sus pases la temporada pasada, la segunda mejor marca de su carrera. Tom Brady, en su temporada final con New England, completó el 60.8 por ciento.

En la derrota de la Semana 2 ante los Seattle Seahawks, por ejemplo, Newton entregó 28 pases precisos: aquellos considerados atrapables en el estudio de la cinta, llegando a los receptores en una ventana de recepción que les permita realizar una jugada tras quedarse con el balón.

Eso fue algo de lo mejor que mostró Newton, balanceado contra partidos ante los 49ers y Buffalo Bills en que fue retirado durante la segunda mitad porque eran palizas y el juego aéreo no estaba funcionando a un nivel aceptable.

Jugó bien antes de arrojar positivo por COVID-19

Esto fue algo que mencionó el propietario Robert Kraft en su sesión de preguntas y respuestas con reporteros el 31 de marzo, a la conclusión de la reunión anual de dueños de la NFL, notando cómo la prueba positiva de Newton "cambió mucho cuando estábamos en un buen sitio". Los Patriots estaban 2-1 en ese momento, pero perdieron cuatro en fila en ruta a una marca de 7-9.

En ese sentido, es complicado argumentar en contra de Kraft.

Newton estaba con 62 de 91 pases completos para 714 yardas con dos touchdowns y dos intercepciones en los tres primeros juegos, agregando 35 acarreos para 149 yardas y cuatro touchdowns.

No obstante, Newton también había sufrido durante una victoria por 36-20 ante Las Vegas Raiders en la Semana 3. Tiró a la triple cobertura en múltiples ocasiones y forzó una intercepción de inicio al intentar mantener viva una jugada.

Ese fue fácilmente su peor encuentro de los primeros tres, generando interrogantes respecto a si se trataba del inicio de una mala racha más prolongada, independientemente de su contratiempo por COVID-19 a inicios de octubre.

Volviendo a sus últimos seis partidos del 2018, posee marca de 7-16 y como pasador puro suma 17 touchdowns contra 20 intercepciones.

Su mecánica necesita una afinación mayor

El tutor independiente de quarterbacks, Tom House, quien ha trabajado con Newton en el pasado, compartió su punto de vista en el podcast "Patriots Talk" de que Newton invirtió tanto tiempo en sus esfuerzos por competir, que podría haberle restado enfoque a su mecánica.

Eso podría parecer una exageración a primera vista, dado que el inicio de todas las prácticas usualmente se enfoca en la mecánica. Pero, tiene sentido suponer que los coaches de los Patriots eligieron los momentos en los que enfatizaron la mecánica de Newton, dado que la situación requirió paciencia adicional para ponerlo al día en la ofensiva. En otras palabras, quizás no deseaban exceder su carga de trabajo.

Incluso el observador casual podía ver que los pies/mitad inferior del cuerpo de Newton no siempre estaba alineada al brazo derecho/torso la temporada pasada. Pareció estar lanzando más fuerte de lo que necesitaba.

Newton, quien lanzó ocho pases de touchdown contra 10 intercepciones la temporada pasada, está tomando pasos para afinar su trabajo de pies este año de acuerdo a aquellos familiarizados con sus sesiones.

No contó con armas suficientes

La actividad durante la agencia libre de los Patriots habla volúmenes: invirtieron mucho dinero en la posición de ala cerrada con Jonnu Smith y Hunter Henry, y receptor abierto con Nelson Agholor y Kendrick Bourne.

Mientras tanto, el mejor ala cerrada del equipo en la temporada pasada (Ryan Izzo) fue traspasado a los Houston Texans por una selección de séptima ronda, y el receptor abierto que participó en la mayor cantidad de jugadas (Damiere Byrd, 89.1 por ciento) sigue siendo agente libre.

Esa es fuerte evidencia de que Belichick cree no haber brindado a Newton la mejor posibilidad de éxito la temporada pasada. Así que, mientras los Patriots ranquearon N° 32 en pases de touchdown y N° 30 en yardas por pase --que por extensión son reflejo de Newton-- no está fuera de la realidad asumir que podría lucir diferente con nuevas piezas en la siguiente temporada.

¿Todavía posee el brazo para lanzar largo?

Un pase notable de la temporada pasada fue el intento de 'Ave María' de Newton al final de una derrota de 27-20 ante los Texans el 22 de noviembre. Estaba en su propia yarda 38, y los Patriots necesitaban que el ovoide llegara a las diagonales para tener una oportunidad.

En lugar de llegar hasta la 38, Newton soltó su brazo desde la yarda 34 ... y se quedó a unas 10 yardas de la zona de anotación.

Entonces, no es Aaron Rodgers ni Patrick Mahomes. Tampoco Josh Allen, para el caso. Pero en el mismo partido, Newton lanzó uno de sus mejores pases profundos del año: un elevado arcoíris de 42 yardas para Byrd.

Ya no puede correr

Si bien ocurrió en contra de un desvanecido equipo de los New York Jets, Newton totalizó 11 acarreos para 79 yardas en el cierre de temporada del 2020. Eso le ayudó a finalizar la campaña con 592 yardas terrestres en 137 acarreos (un promedio de 4.3 yardas por intento) con 12 touchdowns, números sólidos para un jugador de 31 años que, se supone, está en declive.

El ex ala defensiva de los Patriots, Chris Long, en su podcast "Green Light", ranqueó a Newton como el corredor más difícil de derribar que enfrentó en su carrera. Pero, Long también expresó preocupación. notando que, pese a sus estadísticas del 2020, Newton no lució igual que cuando él lo enfrentó.

"Su cuerpo simplemente no está allí, y no sé si regrese", dijo Long. "Realmente creo que el desgaste lo ha alcanzado".

Como muchas cosas en torno a Newton, hay opiniones fuertes a ambos lados.

Una cosa en la que podemos estar de acuerdo, sin embargo: el modo en que Newton responda a esas preguntas determinará la clase de campaña que tengan los Patriots en el 2021.