Se acabaron las excusas, reales o imaginarias, para Derek Carr con los Raiders

Con 30 años cumplidos, suficiente experiencia en la ofensiva de Jon Gruden, y una ofensiva renovada, es momento de dar el siguiente paso en Las Vegas para el quarterback Derek Carr

"Probablemente me retiraría del fútbol americano si tuviera que jugar para alguien más ... prefiero hundirme con el barco, si lo debo hacer" -- Derek Carr, quarterback de Las Vegas Raiders

La proclamación de Derek Carr de la semana pasada logró dos cosas. Al menos.

En primer lugar, el quarterback franquicia de los Raiders demostró una lealtad eterna a sus compañeros, coaches, la gerencia y los aficionados. Eso, a su vez, generó una respuesta positiva de su ya fiel facción.

En segundo lugar, el veterano de tantos rumores de receso de temporada destruyó su propio valor de canje con su declaración. Porque, ¿qué clase de gerente general querría discutir un canje por un tipo que dice que se retiraría antes de jugar para otro equipo?

Pero, en una temporada baja de descontento para muchos quarterbacks "de renombre", desde Deshaun Watson hasta Russell Wilson hasta Aaron Rodgers --todos los cuales se vieron vinculados a Las Vegas en algún momento u otro--, Carr ha mantenido su curso.

No acostumbrado a quejarse públicamente u ofrecer excusas, su campamento de fervientes seguidores ha presentado, en lugar de eso, su argumento. Con aplomo. "El equipo tiene una defensiva terrible y si le dieron una unidad decente, Carr llevaría a los Raiders a los playoffs", alegan. "Se trata de un grupo de receptores jóvenes, sin experiencia, minado en años recientes por Antonio Brown y Tyrell Williams", exponen. "La ofensiva de Jon Gruden es vieja, predecible y anticuada", se lamentan.

Pero ahora, con la llegada del nuevo coordinador defensivo Gus Bradley, arquitecto de la 'Legion of Boom' de los Seattle Seahawks, se han ocupado de la defensiva. El grupo de receptores abiertos posee un año más de experiencia, y Henry Ruggs III está listo para dar el siguiente paso, con las adiciones de John Brown y Willie Snead IV. Darren Waller es un ala cerrada de primera línea y el corredor Josh Jacobs, como Waller, es un jugador de Pro Bowl que ha firmado un par de temporadas de 1,000 yardas para iniciar su carrera, sin mencionar que el recién firmado Kenyan Drake está listo para complementarlo.

Así que, según va la teoría, se le acabaron las excusas a Carr (reales e imaginarias). Finalmente. Y de verdad, de verdad, de verdad, es real, esta vez.

A menos que no lo sea.

Porque, recuerden, los Raiders reconstruyeron a su línea ofensiva este receso de temporada, traspasando al centro de Pro Bowl, Rodney Hudson; al guardia derecho y pilar Gabe Jackson; y al dominante --cuando estaba inspirado-- tackle derecho Trent Brown. Ellos optaron por algo más joven y más barato con los reemplazos Andre James, Denzelle Good y el recluta de primera ronda, Alex Leatherwood, respectivamente.

Sí, una unidad que no termine de cuajar bajo el coach de línea ofensiva, Tom Cable, y deja a Carr vulnerable, le daría al quarterback y a los Raiders otra justificación.

Pero, por supuesto, seguimos en junio, ¿no es así?

"Realmente, durante la temporada cuando Rodney no entrenaba en los días miércoles, estaba con Andre, de todos modos", reveló Carr del tradicional día libre para veteranos durante el minicampamento obligatorio de la semana pasada. "Andre inició un partido para nosotros, y Andre es un buen jugador. Obviamente, el tiempo lo dirá para él, lo que va a ser. Y él dejará que su juego hable por él, pero es un gran jugador y estoy emocionado por él.

"En términos de confianza, hemos tenido muchas lesiones en nuestra línea ofensiva a lo largo de los años, así que he jugado con muchos de estos tipos ya. No es como si estuviera mirando rostros nuevos que jamás haya visto antes. He jugado con estos chicos. Especialmente, con el calibre de jugadores que son. Son realmente buenos jugadores de fútbol americano y tenemos al coach Cable. Va a asegurarse de que estamos listos para jugar".

Carr cumplió apenas 30 años de edad el 28 de marzo. Está entrando al penúltimo año de una extensión de contrato de cinco temporadas y 125 millones de dólares que firmo el 22 de junio del 2017 que lo convirtió, por más de dos meses, en el jugador mejor pagado en la historia de la NFL. Y, todo el dinero garantizado de ese convenio, los 70.2 millones de dólares, han sido pagados.

Así que, sí, otra interpretación al decreto de Carr es, comprensiblemente, que está apuntando hacia otra extensión.

De acuerdo a ESPN Stats & Information, el promedio salarial por año de Carr, de 25 millones de dólares, ranquea N° 15 en la NFL. Sus 70.2 millones de dólares en dinero garantizado lo colocan N° 12, el valor total de su contrato de 125 millones lo ponen en el sitio N° 11, y su valor en efecto para la campaña del 2021, de 19.625 millones, son la cifra N° 12 más alta de la liga.

¿Mal pagado?

Mientras que Carr, quien acumula un récord de por vida de 47-63 --con las 63 derrotas siendo la mayor cantidad para un quarterback en sus primeras siete temporadas de NFL--, impuso marcas personales en yardas por pase (4,103), índice de pasador (101.4) y Total QBR (71.0) la temporada pasada, esos números lo ranquearon N° 11, N° 10 y N° 11, respectivamente.

"Derek Carr es muy cerebral", dijo Drake. "Obviamente, ha estado en esta ofensiva por un tiempo, en esta liga, por un tiempo. La potencia en el brazo es increíble. Habilidades reales de liderazgo y verdaderamente comanda la atención de todos en la reunión previa a la jugada cuando estamos allí. Pero, también, un tipo calmado, relajado.

"He ido a su casa, conocí a su familia, tuvimos un asado con él y otros compañeros. Es una persona muy abierta. Así que, es realmente grandioso verlo desde lejos, ver cómo es y cómo dirige al equipo y el éxito del equipo. Pero, de cerca y en lo personal, definitivamente respeto al tipo y quiero ver cuán lejos podemos llevarlo este año".

Drake no es el único, obviamente.

"Hemos añadido algunas piezas a toda la organización que creemos realmente nos dan buenas oportunidades de ganar", dijo Carr. "Pienso que [el gerente general Mike Mayock y Gruden han] hecho un gran trabajo de sumar gente que --lo dije el año pasado-- ama al fútbol americano... Es el deporte en conjunto por excelencia, así que todos deben estar en la misma página, todos deben estar moviéndose en la misma dirección. Tenemos a un grupo de chicos que hacen eso, y hemos sumado más talento.

"Sigo viendo, ustedes saben que amo, absolutamente amo, los reportes de que tuvimos el peor receso de temporada, todo ese tipo de cosas. El tiempo lo dirá. Veremos. Pero creo que hemos mejorado, y creo que estamos progresando. Es un tiempo emocionante para mí. Voy a seguir minimizándolo porque me canso de seguir hablando de ello. Lo puedo ver, pero tenemos que salir y hacerlo".

Y sin excusas, sin importar quién las ofrezca.