John Harbaugh explica su decisión de ir por dos puntos en la derrota contra Steelers

Para Harbaugh era claro que debían ir por el triunfo en la última jugada, pues su defensiva secundaria quizá no aguantaría ir a tiempos extras

PITTSBURGH – Los análisis posteriores básicamente cuestionaron si los Baltimore Ravens debieron ser agresivos e ir por dos puntos cerca del final del juego del domingo contra los Pittsburgh Steelers.

Pero el entrenador John Harbaugh cree que no hay debate, porque las lesiones afectaron una vez más la temporada de los Ravens.

John Harbaugh explicó que las lesiones afectaron su decisión de buscar la conversión de 2 puntos para ganar el juego en lugar de conformarse con el punto extra. Con 12 segundos restantes en el tiempo reglamentario, el pase de Lamar Jackson no fue atrapado por el ala cerrada Mark Andrews y sentenciaron a Ravens en Heinz Field, 20-19.

Cuando se le preguntó por qué eligió dos en lugar del punto extra para forzar el tiempo adicional, Harbaugh defendió: "Tratamos de ganar el juego allí mismo. Estábamos con muy pocos esquineros en ese momento. Fue una oportunidad para intentarlo. para ganar el juego allí mismo".

El esquinero del Pro Bowl de los Ravens, Marlon Humphrey, pareció agarrar su hombro derecho cuando intentaba taclear al receptor abierto de los Steelers, Diontae Johnson, en el touchdown de cinco yardas de Pittsburgh con 1:48 por jugar. Los Ravens temen que Humphrey haya sufrido una lesión en el pectoral que acabe son su temporada, señaló una fuente a ESPN, confirmando un informe de NFL Network.

Harbaugh informó que Humphrey se someterá a una resonancia magnética y se negó a especificar la lesión. "Podría tomarle un tiempo a Marlon”.

Jackson respaldó la decisión de Harbaugh. "Quiero ganar", dijo Jackson. "No quería ir a tiempo extra de todos modos".

Con los Ravens perdiendo 20-13, Jackson coronó una serie de 60 yardas al conectar con Sammy Watkins para una anotación de seis yardas. Luego, en la conversión de 2 puntos, Andrews estaba por le lado derecho, pero Jackson tuvo que ajustar su lanzamiento porque el apoyador de los Steelers, T.J. Watt estaba en su cara.

Jackson está ahora 3 de 10 en conversiones de 2 puntos en su carrera (ya sea corriendo o pasando). Esa es la segunda peor tasa de conversión en las últimas 20 temporadas entre 40 jugadores con 10 intentos de conversión de más de 2 puntos, según la investigación de ESPN Stats & Information.

"T.J. Watt tiene alcance. Es un tipo largo", comentó Jackson. "Tuve que darle vueltas y tratar de que algo sucediera. Eso es todo. Me quedé corto".

Andrews aceptó la culpa por la conversión fallida. "Fue una buena jugada", dijo Andrews. "Me abrí de par en par. Lamar lanzó un gran balón; simplemente no hice la jugada".

En las últimas tres temporadas, los equipos tienen 3 de 8 (37.5%) en intentos de conversión de 2 puntos cuando pierden por un punto en el último cuarto. Son 10 de 23 (43,4%) en estas situaciones desde 2000.

Harbaugh estuvo satisfecho con la decisión, no con la ejecución. "Fue un juego de pulgadas", dijo Harbaugh. “Viste el discurso de Al Pacino en 'Any Given Sunday'. Ahí lo tienes. Eso es fútbol americano. Está así de cerca".

Esto marcó la cuarta vez en cinco encuentros que un juego Ravens-Steelers se decidió por cinco puntos o menos.

El entrenador de los Steelers, Mike Tomlin, no se sorprendió de que los Ravens buscaran la victoria.

"Juegan agresivamente", reconoció Tomlin. "Desde ese punto de vista, son predecibles".

Baltimore permitió que Pittsburgh anotara en sus tres series del último cuarto y luego perdió a su esquinero, Humphrey. Al ingresar al juego del domingo, los Ravens ya lidiaban con lesiones: Anthony Averett (hombro / tobillo), Tavon Young (enfermedad), Jimmy Smith (cuello / tobillo), faltando al menos una práctica.

La secundaria de Baltimore ya perdió a un par titulares por el resto de la temporada: el esquinero Marcus Peters (rodilla) y el profundo DeShon Elliott (desgarro de bíceps / músculos pectorales).

"Tenemos muchas lesiones, así que hemos estado lidiando con el estrés durante toda la temporada y aún hemos podido superarlo", puntualizó el tackle nariz de los Ravens, Brandon Williams. "Entonces, eso es lo que planeamos hacer. Es una mentalidad de ‘el que sigue’, así que el espectáculo debe continuar".

A pesar de la derrota, los Ravens (8-4) aún lideran a la AFC Norte por un juego. Baltimore juega a continuación con los Cleveland Browns (6-6), que vienen de semana de descanso.

Brooke Pryor de ESPN contribuyó a este informe.