Los equipos de Brasil sostienen una hegemonía indiscutida en el continente

Flamengo y Palmeiras jugarán la final de la Conmebol Libertadores Alexandre Vidal/Flamengo e Cesar Greco/Palmeiras

El fútbol brasileño creció de forma sostenida y meteórica en los últimos años. Y en este 2021 esta afirmación queda más clara que nunca, al repasar los nombres de los equipos que llegaron a las finales de la Copa Libertadores y de la Copa Sudamericana, todos participantes del Brasileirao, que desde este 16 de octubre se podrá vivir en exclusiva para el resto de Sudamérica por Star+.

De un lado, en el torneo más importante del continente, la final será entre Flamengo y Palmeiras, el defensor de título que ganó en 2020. Del otro, en la Sudamericana, el segundo certamen de importancia regional, el choque decisivo se dará entre Athletico Paranaense y Bragantino.

Lejos de ser casualidad este fenómeno se explica por varias razones, que van más allá de lo futbolístico. Por un lado, tal vez la más importante, tenga que ver con el poderío económico.

En los últimos años Brasil marcó muchas diferencias con el resto de los países de la región en cuanto a sueldos y contratos que no tienen que envidiarle mucho al Viejo Continente.

Por ese motivo comenzaron a darse contrataciones importantes, que dejaron en algunos casos a los demás equipos de Sudamérica sin sus grandes figuras. Es decir, el torneo brasileño creció a costa de quitarles a sus competidores directos a muchas de sus estrellas.

Por caso, Nacho Fernández, figura del River multicampeón de Gallardo, pasó a Atlético Mineiro a comienzos de este 2021. Conclusión: Mineiro eliminó primero a Boca y luego a River, justamente, con Nacho como protagonista.

El Mineiro tiene además a Hulk, al chileno Vargas y a la joya que surgió de Racing, Matías Zaracho. Ah, y contrató a Diego Costa, el internacional nacionalizado español quien llegó desde Atlético Madrid. En otro caso que sirve como ejemplo, Corinthians repatrió a Willian, con pasado en Chelsea y Arsenal.

Siguiendo este hilo, el Flamengo cuenta con David Luiz, Filipe Luiz, Diego Alves y Gabigol, figuras con pasado europeo, mientras que Palmeiras, el rival de la final de Libertadores, tiene entre otros a un defensor cotizado y buscado, como Gustavo Gómez, referente de la Selección paraguaya.

Bragantino, que jugará su primera final continental, cuenta desde 2019 con el resplado del grupo Red Bull, que en el mundo apoya a clubes como el Salzburgo de Austria y el Leipzig, de Alemania. No es casualidad que a partir de este desembarco el club esté en la definición.

A todo esto se suma que en agosto pasado, se aprobó en el país una ley que permite que los clubes de fútbol se conviertan en sociedades anóminas, motivo por el cual se verá en los próximos meses más inversiones de empresas que busquen hacer negocios en el mundo de la redonda. Así, el Brasileirao seguramente seguirá creciendo.

El campeonato brasilero siempre fue uno de los más duros del continente, con 20 equipos que juegan a todo o nada durante 38 fechas. Con la llegada de futbolistas extranjeros de renombre y la reconocida técnica de los jugadores locales, no será fácil desbancar a Brasil de un protagonismo que hoy parece ser indiscutido.