Luis Suárez, sancionado por espiar al VAR... y otras tarjetas rojas y amarillas increíbles

Maxim Shemetov/Pool via AP

Si bien no es novedad para él su inclusión en el cuaderno del árbitro principal, Luis Suárez fue sancionado con la que seguramente es la tarjeta amarilla más extraña de su carrera, durante la visita del Atlético Madrid a Moscú en la noche del martes.

Con el Atleti disfrutando ventaja 1-0 en el marcador, el anfitrión Lokomotiv Moscú estuvo a punto de concretar una oportunidad de igualar en el minuto 20, cuando el balón pegó contra el brazo de Héctor Herrera en el área penal.

La decisión fue revisada por el VAR. Por ende, el principal Viktor Kassai trotó en dirección hacia los monitores para ver la repetición del incidente.

Sin embargo, Kassai fue acompañado por Suárez, quien decidió constatar lo sucedido por sí mismo.

Lamentablemente, el artillero uruguayo se acercó demasiado, a criterio de Kassai. El colegiado sentenció rápidamente a Suárez con una tarjeta amarilla por ingresar al área de revisión del VAR. Posteriormente, otorgó el cobro desde el punto penal al Lokomotiv. Anton Miranchuk convirtió y el encuentro terminó en empate 1-1.

Es en este espíritu que les presentamos a continuación un repaso de algunas de las tarjetas rojas y amarillas más peculiares y extrañas vistas en el fútbol mundial.

Wayne Rooney

Frecuentemente, Rooney caía en desgracia con los colegiados, debido a los furiosos estallidos anímicos que exhibía a principios de su carrera.

Con 19 años y cierta reputación gracias a su temperamento, el rebelde del Manchester United fue sancionado con el más extraño de sus innumerables cartones rojos durante un empate sin goles contra Villarreal en encuentro de Champions League en 2005.

Ya frustrado y a punto de estallar, Rooney fue sancionado por una petulante falta en el minuto 64, para ser expulsado segundos después, luego de haber aplaudido de forma sarcástica al colegiado Kim Milton Nielsen por su decisión inicial, a pocos centímetros del rostro del árbitro.

Josip Simunic

En la que quizás sea la pifia arbitral más infame de todos los tiempos, Simunic alcanzó un nuevo nivel en el Mundial de Alemania 2006, cuando por accidente se convirtiera en el primer jugador en recibir tres tarjetas amarillas en el mismo partido, antes de ser expulsado.

El error fue cometido por el principal Graham Poll durante los minutos finales del tristemente célebre encuentro entre las selecciones de Croacia y Australia.

En primera instancia, el inquieto colegiado inglés impartió una advertencia al zaguero croata Simunic en el minuto 64, para volverlo a hacer en el minuto 90 y reiterar la sanción en el 94, hasta que finalmente recordó sacar la tarjeta roja del bolsillo de sus pantalones.

Para sorpresa de nadie, la FIFA se vio obligada a intervenir, con la intención de aclarar la controversia generada por el incidente (posteriormente, Poll atribuyó la situación a la confusión que le habría provocado Simunic, nativo de Australia, por su acento de ese país) antes de retirar al juez de la terna arbitral por lo que restaba del torneo.

Kei Kamara

Luego de haber convertido un gol contra el Montreal Impact en el último día de la temporada regular 2016 de la MLS, el artillero del New England Revolution decidió celebrar con un pequeño baile en frente de la hinchada.

Desafortunadamente, la provocativa coreografía de Kamara no fue del agrado del principal, lo que causó que el delantero se convirtiere en el primer (y posiblemente último) futbolista profesional en ser sancionado... ¡por perrear sobre la cancha!

Gazza, sancionado por "sancionar" al árbitro

Vale decir que Paul Gascoigne fue todo un personaje durante su trayectoria como futbolista profesional. El centrocampista inglés se metió en un problema mayor del que pensaba cuando intentó bajar los ánimos, en el cotejo entre Rangers e Hibernian en 1995.

Se le cayó la tarjeta amarilla al árbitro Dougie Smith, Gazza la recogió del césped y la "impartió" al oficial, antes de devolverla.

El chiste no le pareció gracioso al Sr. Smith, devolviéndole el favor a Gascoigne, sentenciándolo. Para colmo de males ¡sucedió en Navidad!

Danilo

Si bien es cierto que muchos jugadores se merecen las tarjetas por las que protestan de forma tan enérgica, debemos pensar un momento en el pobre Danilo, quien fue sancionado con cartón amarillo luego de haber sido objeto de una falta... por parte del árbitro.

Mientras vestía la camiseta del Porto en un encuentro de Copa disputado en 2017, Danilo fue impactado accidentalmente por el juez Luis Godinho, quien caminó en retroceso frente del defensor, inconsciente de su cercanía al réferi. El colegiado terminó mostrando la tarjeta amarilla al mediocampista.

Para empeorar las cosas, la sanción se produjo apenas tres minutos después que Danilo había recibido su primer cartón amarillo de la noche, lo que motivó la expulsión del volante defensivo.

Después del partido, el sorprendido jugador subió un video del incidente a su cuenta de Instagram, afirmando que lo había revisado cerca de cien veces.

"Sinceramente, no logro entender el criterio de este señor para tomar semejante decisión", se quejó Danilo... ¡y con buena razón!

Alex Oxlade-Chamberlain

Probablemente, estas cosas no deberían suceder en la Premier League, pero Alex Oxlade-Chamberlain fue objeto de un ridículo caso de confusión de identidades, durante un importante choque entre Arsenal y Chelsea en 2014.

El incidente se produjo cuando Oxlade-Chamberlain se deslizó para detener un remate de Eden Hazard (de hecho, el tiro terminó desviándose) con sus manos y el árbitro Andre Mariner expulsó a Kieran Gibbs por la ofensa cometida.

Incluso, se puede ver a Oxlade-Chamberlain diciéndole a Marriner "fui yo" en la confusión producto del extraño incidente; sin embargo, el árbitro se mantuvo firme en su errático criterio y sacó a Gibbs del partido. Los Gunners terminaron sufriendo abultada derrota 6-0 en Stamford Bridge.

Cleberson

El futbolista brasileño Cleberson fue sancionado con una tarjeta amarilla, por intentar besar al árbitro durante un partido amistoso en 2007.

Cleberson, defensa del Cabofriense, fue advertido por haber cometido una falta contra un oponente del Ubiraci Damasio. El jugador intentó ablandar al colegiado plantando un beso sobre su mejilla.

La treta no funcionó. El juez habría sancionado a Cleberson, gritándole "¡No se te permite besarme!" Lo que es justo, para decir verdad.

Paulao

Regresamos a Brasil para repasar una de las expulsiones más ridículas que podamos recordar. Paulao, defensa del Mogi Mirim, abandonó la cancha en un estado de total desconcierto, durante un encuentro de Serie B contra el Bragantino en 2015.

Al ver que su camiseta con el número 4 quedó saturada de sudor y lodo durante la primera mitad, Paulao se puso una casaca limpia durante el descanso.

Lamentablemente, Paulao cometió el (perfectamente inocente) error de vestir la camiseta número 3 para jugar el segundo tiempo. El colegiado se percató del error, por lo que procedió a sancionarlo con una tarjeta amarilla, ya que utilizaba el mismo número de su compañero Fabio Sanches.

Como pueden imaginar, esa fue la segunda sanción del partido para Paulao; lo que resultó en su expulsión al camerino para los 40 minutos finales del encuentro.