Hay muchos más penales en la Premier y la Champions. ¿Qué están haciendo los equipos para afinar su puntería?

Patear penales nunca había sido tan importante como en 2020. La introducción del VAR en las principales ligas de Europa, combinada con la nueva interpretación de las infracciones por mano, ha dado lugar a un incremento dramático en la cantidad de remates desde el punto de penal durante los partidos.

Esta temporada ya hubo 41 penales pateados en 78 partidos de Premier League. En contraste, sólo se cobraron 92 en los 380 partidos de la campaña 2019-20. Si los árbitros siguen a este ritmo, la proyección es de 195 penales en 2020-21, y el impacto de los penales ha estado estrechamente ligado a la interpretación de las infracciones por mano.

Las cifras muestran que la modificación de la regla de mano en 2019 ha jugado un papel clave, por no mencionar la manera en que el VAR adjudica cada decisión. La Serie A y La Liga implementaron la nueva regla inmediatamente, pero la Premier League permitió que los árbitros mantuvieran un enfoque más relajado hasta esta temporada.

La nueva interpretación de la infracción por mano se aplicó por primera vez en la Copa Mundial de Rusia 2018, y luego fue utilizada por la mayoría de las ligas grandes en 2018-19, cuando se cobraron 37 penales por mano en la Serie A, y 35 en La Liga. En Inglaterra, que siguió con una interpretación más tradicional, hubo apenas 14.

Pero los penales se dispararon cuando la infracción por mano se actualizó en las reglas de juego de cara a la temporada 2019-20, haciendo la regla mucho más estricta. Hubo 57 en Italia y 48 en España, pero apenas 20 en la Premier League -- nuevamente, por una interpretación más tradicional.

Hasta en la Bundesliga, donde se cobró la menor cantidad de penales entre las cinco ligas más importantes la temporada pasada, la frecuencia de los penales pateados se ha duplicado en la primera parte de esta campaña.

La FIFA ha pedido mayor uniformidad, y ahora los árbitros de la Premier League tienen la indicación de cobrar falta por mano, independientemente de la intención, cada vez que un jugador "agranda su cuerpo de manera poco natural". Vimos un ejemplo clásico de esto el 8 de noviembre, cuando se decidió que Joe Gómez había tocado el centro de Kevin de Bruyne cuando Liverpool empataba 1-1 en Manchester City.

"Es frustrante y sé que han adaptado la regla, pero en algún punto hay que mirar el partido en tiempo real", dijo Gómez después del encuentro. "En cámara lenta, cualquiera puede decir, 'Sí, le tocó la mano', pero hay que juzgar una acción por lo que es, y eso no es lo que están haciendo".

Los árbitros coinciden. Es por eso que la IFAB (International Football Association Board) discutirá una propuesta de la UEFA --apoyada por la Premier League-- para volver a una interpretación más liberal de la infracción por mano cuando el comité técnico se reúna el 23 de noviembre para discutir los cambios de reglas para 2021-22. La UEFA está preocupada ya que la Champions League también refleja esta tendencia: en las últimas dos temporadas se cobraron 12 penales por mano (de un total de 111), mientras que en las tres primeras fechas de 2020-21 ya se cobraron 11 (36 penales en total).

El resultado final es que patear penales se ha convertido en una habilidad clave y cada vez más decisiva en el éxito de un equipo. Entonces, ¿qué están haciendo los equipos para pulir sus habilidades desde el punto de penal? ¿Quiénes son los mejores pateadores, y por qué son tan eficaces?

Sólo se puede empezar con un hombre a la hora de discutir el arte de patear penales en el fútbol inglés: Gareth Southgate. El ex central erró el penal decisivo de Inglaterra en la semifinal de la Eurocopa '96 ante Alemania, cimentando la piedra angular de una barrera histórica que luego ha intentado derribar como DT.

Pocos han estudiado la psicología de los penales tanto como Southgate, consciente de que tomaba las riendas de un equipo que había quedado eliminado de torneos importantes en 1990, 1996, 1998, 2004, 2006 y 2012 por sus fracasos desde el punto de penal.

Bajo la dirección de Southgate, Inglaterra ganó su primera tanda de penales en un Mundial venciendo a Colombia en octavos de final hace dos años. Fue la culminación de un exhaustivo cuerpo de trabajo que incluyó la práctica de penales al final de las sesiones de entrenamiento para replicar la fatiga del tiempo suplementario, instrucciones detalladas sobre la caminata al punto de penal, preparación mental en general, un estudio más intensivo de los arqueros contrarios y el perfeccionamiento de múltiples penales bajo presión en lugar de apoyarse en un solo remate favorito.

Pero, ¿cómo evoluciona ese trabajo con el tiempo? Después de todo, los números muestran que los pateadores más populares suelen usarse más a menudo en sus clubes y sus selecciones, lo que agrava el peligro de la previsibilidad.

"Los pateadores regulares hacen ese trabajo por su cuenta", le dijo Southgate a ESPN la semana pasada. "Creo que los jugadores practican, y como entrenadores siempre estamos dispuestos a darles tiempo para eso. Pero los pateadores regulares tienen rutinas dedicadas con las que se sienten cómodos, saben la preparación que necesitan, saben cuántos quieren practicar, saben cómo quieren practicarlos.

"Ellos tienen una imagen muy clara en la cabeza, así que donde hemos intentado influir es en la cabeza de aquellos que no patean regularmente, porque creo que si empiezas a interferir en técnicas que no necesitan interferencia, puedes empeorar las cosas.

"[Para] nuestros pateadores regulares facilitamos las prácticas y estamos ahí para hacer algunas observaciones, pero realmente tenemos algunos jugadores con muy buena trayectoria en sus clubes --[Marcus] Rashford y [Harry] Kane en particular-- y ellos siguen practicando con otro grupo que también apunta a patear para sus clubes, o a hacerlo con menor regularidad en sus clubes. Tenemos la suerte de contar con pateadores muy habilidosos".

Southgate adoptó un enfoque forense para desarmar una neblina psicológica colectiva que dejó a una generación de jugadores ingleses considerando a los penales una lotería en vez de una habilidad ejecutable, y Kane quizá representa esto mejor que nadie. El futbolista de 27 años ha marcado 22 de sus últimos 23 penales en todas las competencias y ha sido conocido por practicar hasta 50 penales en una sola sesión. Su precisión desde las 12 yardas ha sido un factor clave en el camino de Inglaterra hacia las semifinales del Mundial 2018.

Frank Lampard fue parte de la generación después Southgate que tuvo que pelear contra los demonios internos en el área de penal, participando en dos torneos que terminaron con fiascos en los penales, anotando en la derrota de los cuartos de final de la Euro 2004 vs. Portugal, sólo para falla en la eliminación en cuartos del Mundial 2006, también contra Portugal. De todas maneras, Lampard fue impresionantemente consistente en el nivel de clubes, convirtiendo 43 de 50 intentos en la Premier League. Solamente Alan Shearer (55) ha marcado más en la historia de la competencia.

"No te voy a poder dar la mejor respuesta porque soy bastante supersticioso en cuanto a los penales: yo los pateaba", Lampard le dijo a ESPN. "Quizá ese era parte de mi proceso. Quizá fui adaptando mi estilo a lo largo de mi carrera dependiendo de la forma, si fallaba alguno, mi posición, en la que por momentos me enfocaba mucho y de la que luego me alejé.

"Porque era así como jugador, trato de no meterme mucho dentro de la cabeza de los que patean los penales en nuestro equipo. Confío en ellos, en su estilo y en la manera que los hacen. Es por eso que están en esas posiciones. Les permito manejarse solos - no discutiré más en cuando a su avance".

Los jugadores tienen que, en algún punto, recostarse en su instinto y en el estudio de patrones previos tras el exhaustivo análisis de video que han hecho los clubes top. Y con más penales cobrados, hay más experiencia disponible.

El arquero de Watford, Ben Foster, atajó un penal contra Blackburn en el Championship el 21 de octubre y le explicó a ESPN cómo hizo para predecir cómo iba a patear Adam Armstrong.

"Como arquero, no esperan que atajes todos los penales, pero hay muchos trucos y cosas que puedes hacer para ganar un poco de ventaja", le dijo a ESPN. "Siempre miramos los penales de los jugadores que por lo general los hacen - nosotros miramos sus nueve o diez anteriores.

"Intento descifrar algunos gestos que los delaten. El de Blackburn es un buen ejemplo. En las grabaciones que miré, él pateó seis a la derecha y dos a la izquierda. Y en los dos que pateó a la izquierda, hizo una especie de baile, arrastró un poco los pies, y luego se acercó al área. Cuando lo vi hacer eso, pensé que me tenía que ir a la izquierda, aunque sabía que él en general prefiere la derecha, y por suerte fue una buena altura para poder atajarlo".

Los jugadores que tienen éxito en esta área con tantos estudios y avances tecnológicos son los que encuentran el equilibrio justo entre la rutina y la imprevisibilidad para quedar un paso adelante del resto.

Top 11 de pateadores de penales desde 2017 (sólo partidos de liga)

1. Ciro Immobile, DEL, Lazio: 26 anotados de 28 pateados (un promedio de éxito del 92.9%)

El delantero de Lazio sólo ha fallado dos veces desde 2017 y ha mantenido el segundo promedio más alto de conversiones a pesar de haber hecho la mayor cantidad que cualquier otro en las cinco ligas más importantes de Europa.

2. Cristiano Ronaldo, DEL, Juventus: 22 de 25 (88%)

Cristiano se hizo cargo de los penales en Juventus después de dejar Real Madrid en 2018, fallando uno en su último año en España antes de dos fracasos con los Bianconeri ante Verona y Sampdoria.

3. Luka Milivojevic, MC, Crystal Palace: 19 de 21 (90.5%)

Ha fallado dos veces desde que se sumó a Palace de Olympiakos en 2017. El mediocampista serbio cuenta con un promedio de conversión más alto que Cristiano, pero está debajo de él por haber pateado cuatro menos.

4. Sergio Ramos, DEF, Real Madrid: 15 de 16 (93.8%)

El defensor central tiene el promedio de conversión más alto que cualquier otro jugador que haya pateado más de 11 penales y convirtió uno muy importante en su Clásico número 45 el mes pasado.

5. Neymar, DEL, PSG: 13 de 14 (92.9%)

Al igual que Ramos, el brasileño estaría más arriba si hubiese hecho más, pero PSG sólo ha pateado 13 penales en la liga desde 2017. El único con el que falló en la Ligue 1 fue el último que hizo, contra Saint-Etienne en diciembre de 2019.

6. Robert Lewandowski, DEL, Bayern Munich: 16 de 18 (88.9%)

La máquina de hacer goles polaca tiene el mejor promedio de conversiones de cualquier jugador que haya pateado más de 20 penales, pero el relativamente pequeño número que Bayern Munich ha realizado le ha denegado el primer lugar.

7. Dani Parejo, MC, Villarreal: 16 de 18 (88.9%)

Este futbolista de 31 años todavía no ha pateado un penal esta temporada, ya que Santi Cazorla es la primera opción en Villarreal, y el mediocampista veterano falló el último que pateó en La Liga con su antiguo club Valencia. Habiendo dicho lo anterior, la consistencia de Parejo lo deja dentro de esta lista.

8. Fabio Quagliarella, DEL, Sampdoria: 22 de 27 (81.5%)

Un veterano ahora con 37 años, pero sigue siendo prolífico desde las 12 yardas. Sin embargo, cinco penales fallidos, con tres de ellos en la última temporada -- ante Atalanta, Brescia y Parma - han perjudicado su promedio de conversiones.

9. Jamie Vardy, DEL, Leicester City: 18 de 22 (81.8%)

El ex delantero inglés marcó uno y falló en otro durante el mismo partido contra los Wolves el fin de semana pasado, pero por lo general es muy confiable desde las 12 yardas.

10. Lionel Messi, DEL, Barcelona: 13 de 16 (81.3%)

Sería una grosería describir cualquier parte del juego Messi como una debilidad, pero los penales nunca han sido su fuerte.

11. Harry Kane, DEL, Tottenham: 10 de 11 (90.9%)

Kane estaría más arriba en esta lista si se hubiesen incluido los penales en las competencias europeas e internacionales. No sólo anota, sino que dispara la pelota por encima de los desahuciados arqueros.