Decisión de Ravens con Matthew Judon definirá su temporada baja

OWINGS MILLS -- ¿Pueden los Baltimore Ravens realmente permitirse perder a Matthew Judon?

¿Pueden realmente permitirse, financieramente, mantener a su apoyador externo de Pro Bowl?

Ese es el dilema que enfrenta un equipo de Baltimore que carece de presión al mariscal de campo y espacio bajo el tope salarial. El periodo para usar la etiqueta franquicia es del 25 de febrero al 10 de marzo y la decisión de los Ravens sobre si aplicarla en Judon afectará su plan de juego para la agencia libre como ninguna otra.

Si Baltimore etiqueta a Judon, más de la mitad de sus 33 millones proyectados en espacio bajo el tope salarial se habrán ido. Eso limitaría severamente la capacidad de los Ravens de sumar otro cazamariscales, un liniero ofensivo interior probado y un receptor abierto talentoso en la agencia libre, todos ellos necesarios para que Baltimore supere a los campeones defensores del Super Bowl, Kansas City Chiefs.

Si los Ravens no emplean la designación, Judon probablemente se marchará en la agencia libre y la defensiva se quedará con su mayor hueco en la posición de cazamariscales desde la temporada inaugural de la franquicia. Esto ejerce bastante presión para que Baltimore firme un cazamariscales estelar porque los jugadores restantes --Tyus Bowser y Jaylon Ferguson-- se han combinado para 10.5 capturas en su carrera.

Al final de la campaña, el entrenador en jefe John Harbaugh fue cuestionado sobre cuánto quería de vuelta a Judon y qué tan difícil sería mantenerlo. Su respuesta: "Mucho y muy difícil".

Estas son las opciones de los Ravens con Judon.

Etiquetarlo: Este es el movimiento esperado. La siguiente pregunta es cuánto costará. Los Ravens querrán etiquetarlo como apoyador externo, que se proyecta en 16.3 millones, de acuerdo a OverTheCap. Judon querrá ser designado como ala defensiva, que se proyecta para estar en 19.3 millones. Baltimore enfrentó esta situación con Terrell Suggs en el 2008 y eventualmente fue designado como ala defensiva/apoyador externo y recibió la diferencia entre ambas etiquetas. Si ese es el caso con Judon, el precio será de 17.8 millones. Eso dejaría a Baltimore con aproximadamente 15 millones de espacio bajo el tope salarial; sólo nueve equipos actualmente tienen menos dinero. Esto complicaría el poder adquisitivo para un equipo que podría necesitar un receptor probado comoA.J. Green o Emmanuel Sanders y un cazamariscales como Arik Armstead, Calais Campbell (si es cortado) o Ryan Kerrigan (si es canjeado).

No utilizar la etiqueta: Sería una sorpresa si Baltimore deja que Judon llegue al mercado luego de la temporada baja pasada, cuando Za'Darius Smith se marchó a los Green Bay Packers en la agencia libre y estableció una marca personal con 13.5 capturas. Permitir que otro cazamariscales joven en plenitud se vaya un año después sería difícil para los aficionados, sobre todo después que los Ravens terminaron en el lugar N° 21 de la liga con 37 capturas. Pero se puede argumentar que hay más valor en Baltimore al no etiquetar a Judon y utilizar esos 17.8 millones de espacio en el tope salarial para adquirir un par de cazamariscales de primer nivel que puedan ayudar en el interior y por fuera. Si los Ravens van por este camino, necesitan tener un mejor plan de respaldo que el año pasado. Después de perder a Smith, Baltimore firmó a Pernell McPhee (tres capturas antes de lesionarse luego de siete partidos) y Shane Ray (cortado antes de la temporada regular) en la agencia libre y reclutó a Ferguson (2.5 capturas como novato) en la tercera ronda del draft.

Firmarlo con un acuerdo multianual: Los Ravens tradicionalmente han usado la etiqueta para comprar tiempo para concretar un acuerdo multianual. Los últimos cinco jugadores etiquetados por Baltimore --el esquinero Chris McAllister (2003 y 2004), Suggs (2008 y 2009), el tackle defensivo Haloti Ngata (2011), el corredor Ray Rice (2012) y el pateador Justin Tucker (2016)-- eventualmente recibieron contratos que los colocaron entre los mejores pagados en sus posiciones.

Quienes creen que Judon se ha ganado un gran contrato dicen que ya es un gran cazamariscales que todavía no ha alcanzado su punto máximo a los 27 años. Sus 33 golpes al mariscal de campo la temporada pasada se ubicaron en la cuarta posición de la NFL y es uno de 16 jugadores en registrar al menos siete capturas en cada una de las últimas tres campañas. Otros sostienen que Judon no está en la misma categoría de Chandler Jones, J.J. Watt y Cameron Jordan, quienes promedian entre 16 y 17 millones por temporada. Judon no ha podido producir doble dígito de capturas en una campaña y no tuvo ninguna captura como parte de la presión con cuatro jugadores el año pasado (sus 9.5 capturas fueron en cargas de Baltimore). Su valor actual en el mercado es de 16.3 millones por temporada, de acuerdo a Spotrac.

Etiquetar a Judon y después canjearlo: Este escenario fue reportado en primera instancia por Adam Schefter de ESPN el mes pasado y tiene mucho sentido si Baltimore puede encontrar un equipo interesado. Los Ravens pueden obtener un pago inmediato a cambio de Judon (a diferencia de una selección compensatoria de tercera ronda el próximo año si firma en otro lado en la agencia libre) y no tienen que invertir una gran parte de su espacio bajo el tope salarial en un jugador. La temporada baja fue un ejemplo de etiquetar y canjear cazamariscales. Los Chiefs recibieron una selección de segunda ronda de los San Francisco 49ers a cambio de Dee Ford y los Seattle Seahawks obtuvieron tres selecciones (primera y tercera ronda del 2019 además de una segunda ronda del 2020) de los Chiefs por Frank Clark y una selección de tercera ronda en el 2019.

Si Baltimore puede obtener una selección de segunda ronda de un equipo necesitado de un cazamariscales como Seattle o Atlanta, representaría otra victoria para el gerente general Eric DeCosta. Se ha destacado en el mercado de canjes al negociar al mariscal de campo Joe Flacco por una cuarta ronda y al pateador Kaare Vedvik por una quinta ronda, y por adquirir al esquinero de Pro Bowl, Marcus Peters, a cambio de una quinta ronda y el apoyador Kenny Young. Con una selección adicional y más espacio bajo el tope salarial, los Ravens tienen los recursos para reconstruir sus siete frontales y hacer otra campaña por el campeonato.