¿Puede la NFLPA realmente esperar que los jugadores no entrenen juntos durante la pandemia?

play
Darnold, Barkley, McCaffrey y Allen se unen para entrenar (0:16)

Los QB Sam Darnold y Redskins QB Kyle Allen lanzan pases a Saquon Barkley y Christian McCaffrey en un entrenamiento en la UCLA. (0:16)

¿Se le puede pedir a un león que sea vegetariano?

Esa es, básicamente, la tarea que enfrenta el sindicato de jugadores de la NFL, al tiempo que la liga se prepara para la apertura de los campamentos de entrenamiento a finales de julio.

Las redes sociales están repletas de videos de jugadores de la NFL entrenando en grupos, de mayor o menor tamaño, pero juntos.

Las imágenes de Tom Brady con Rob Gronkowski, ambos con los Tampa Bay Buccaneers; o de Russell Wilson lanzando pases a DK Metcalf, ambos de los Seattle Seahawks, han circulado ampliamente.

Incluso, afiliación a una franquicia u otra ha perdido significado en medio de una temporada baja de NFL que ha sido borrada por la pandemia de coronavirus. Hemos visto a Dwayne Haskins Jr. de los Washington Redskins lanzar pases al novato de los Denver Broncos, Jerry Jeudy. También hemos visto al Jugador Más Valioso de la temporada pasada, Lamar Jackson de los Baltimore Ravens, en sesiones de trabajo con el agente libre Antonio Brown. Odell Beckham Jr. de los Cleveland Browns ha atrapado pases del agente libre Cam Newton. Le'Veon Bell de los New York Jets estuvo trabajando en ejercicios de corredor lado a lado con James Conner de los Pittsburgh Steelers. Y el video de una sesión conjunta entre Christian McCaffrey de los Carolina Panthers, Saquon Barkley de los New York Giants, Josh Allen de los Buffalo Bills y Sam Darnold de los New York Jets fue popular en redes sociales.

La NFLPA pidió el pasado fin de semana a sus agremiados no entrenar con compañeros, por el riesgo de extender contagios de coronavirus. La NFL y su sindicato comparten una base de datos que se actualiza cada vez que un jugador arroja prueba positiva por COVID-19, pero no se ha hecho pública. Sin embargo, Jeremy Fowler de ESPN reportó el pasado domingo que "unos 10 equipos reportaran pruebas positivas por coronavirus de al menos un jugador", citando una fuente.

Entre los jugadores de mayor perfil que han arrojado pruebas positivas se encuentran Ezekiel Elliott de los Dallas Cowboys y Von Miller de los Broncos.

DeMaurice Smith, director ejecutivo de la NFLPA, fue claro en entrevista con USA TODAY, al señalar que las sesiones de entrenamiento en grupos de jugadores, "No son en el mejor interés de proteger a nuestros jugadores de cara a los campamentos de entrenamiento, y no creo que sean en el mejor interés de la posibilidad de poder celebrar una temporada completa".

Pero, al tiempo que el sindicato implora a los jugadores no entrenar en grupo, la NFL mantiene su postura de que los campamentos de entrenamiento, y la temporada regular, iniciarán a tiempo. Esto después, incluso, de que el Salón de la Fama del Fútbol Americano Profesional cancelara el partido anual que da inicio a la pretemporada, y agendado en primera instancia para el 8 de agosto, entre Steelers y Cowboys.

Sin querer, la NFL está enviando un mensaje que contradice las instrucciones de la NFLPA. Es decir, los jugadores deben estar preparados para la temporada regular, pase lo que pase.

Para tipos con un altísimo nivel de competitividad demostrado --aquí están los Brady, Wilson, McCaffrey, Barkley y otros--, ¿es plausible esperar que no harán todo lo posible por estar en forma óptima cuando sea que inicien los campamentos de entrenamiento? No hablamos solamente del aspecto físico. Brady, por ejemplo, llega a un equipo nuevo con solamente un compañero de equipo con el que tiene alguna química, Gronkowski, pero con quien no ha jugado desde la campaña del 2018. Es comprensible que desee trabajar en los aspectos que han repasado en reuniones virtuales, como el léxico del libro de jugadas, los ajustes en las rutas y, simplemente, la velocidad de cada uno de sus receptores.

Otros jugadores, como Allen, Darnold o Haskins enfrentan temporadas críticas que pueden determinar sus respectivos futuros como jugadores de NFL. Para ellos, cada repetición que perdieron en la temporada baja fue un contratiempo en su desarrollo como pasadores. En el caso de Haskins, además, se suma el hecho de que, también, debe aprender una ofensiva nueva.

Cuando llegue la Semana 1 de la temporada regular, ¿habrá indulgencia con los jugadores que no exhiban buena química con sus compañeros, por parte de coaches y ejecutivos? ¿Tendrán asegurados sus puestos en plantilla, y salarios, si el desempeño durante la temporada se confirma afectado por el receso de temporada sui generis? ¿Y habrá indulgencia por parte de la afición? ¿Y los medios?

¿Cuánta química podrá desarrollar Brady con sus receptores abiertos si cada uno trabaja por su cuenta, de forma individual? ¿Un campamento de entrenamiento, sin programa de temporada baja presencial, será suficiente para preparar a estos jugadores y tenerlos al nivel que ellos están acostumbrados a jugar?

Y, finalmente, otro tema del que poco se ha hablado: ¿cuál será la tasa de lesiones durante el campamento de entrenamiento, pretemporada y campaña regular, en un año sin el programa de acondicionamiento físico regular?

Difícilmente se llega hasta la NFL con base, únicamente, en talento. La ética de trabajo y la preparación que la mayoría de los jugadores --incluso aquellos cuyos nombres no son de dominio público-- es difícil de imaginar para el fanático común.

La NFLPA no se equivoca en pedir a los jugadores no entrenar en grupos. Las repercusiones que podrían tener los contagios masivos entre jugadores y coaches van desde lo laboral hasta la posibilidad de quedarnos sin fútbol americano de NFL en el 2020, un escenario que parece aproximarse cada vez más a nivel NCAA.

La NFL, los coaches, los aficionados y los medios deseamos una temporada regular de NFL en el 2020, pero no solamente eso. Todos queremos una temporada con el nivel al que los jugadores nos tienen acostumbrados. A la luz de esa exigencia y con todo lo que hay en juego para ellos, la pregunta no puede ser si los jugadores deben entrenar o no en grupo, sino, ¿realmente tienen alguna otra opción?