Ron Rivera planea otro tratamiento intravenoso de medio tiempo

Rivera necesita recibir cinco tratamientos a la semana durante siete semanas

Después de recibir un tratamiento intravenoso en el medio tiempo del primer partido de la temporada regular del fin de semana pasado, el entrenador en jefe de los Washington Fooball Team, Ron Rivera, planea hacer lo mismo para el partido del domingo contra los Arizona Cardinals si lo necesita.

“Si lo siento, le diré a nuestro entrenador (Ryan Vermillion) que lo necesito”, señaló Ron Rivera el viernes antes de que su equipo partiera a Arizona.

Ron Rivera, de 58 años de edad, fue diagnosticado con carcinoma de células escamosas localizado en un ganglio linfático durante el verano. El cáncer se encuentra en las primeras etapas y se considera “muy tratable y curable”, pero Rivera aún aprende a lidiar con eso.

Por ejemplo, Rivera ahora generalmente se acuesta a las 9 p.m. aproximadamente dos horas antes de lo que solía hacerlo durante su condecorada carrera como entrenador. Recibe tratamientos que a veces alteran el ritmo de sus días.

El viernes pasado tuvo un tratamiento por la mañana que duró una hora, unos buenos 40 minutos más de lo que se suponía y Rivera se puso al día más tarde.

La semana pasada sintió que necesitaría la intravenosa en el entretiempo. Hacía 26 grados centígrados el domingo pasado en la victoria de Washington sobre los Philadelphia Eagles, y Rivera no se sintió bien al final del segundo cuarto, por lo que alertó al equipo de que no estaría disponible en el medio tiempo.

El mariscal de campo de segundo año Dwayne Haskins pronunció un discurso ante el equipo en el vestuario y Washington y se recuperó en la segunda mitad para vencer a Eagles 27-17.

Fue el primer juego de Rivera entrenando a Washington después de nueve años con los Carolina Panthers. Ha tenido que lidiar no solo con la pandemia y problemas sociales en el país, sino también con el cambio de nombre de la franquicia, las acusaciones de acoso sexual en la organización en años anteriores y su propio diagnóstico de cáncer.

Rivera necesita recibir cinco tratamientos a la semana durante siete semanas. La organización sabía por lo que pasaba, razón por la cual Rivera recibió un balón de juego luego de la victoria del domingo pasado.

John Keim de ESPN contribuyó a este informe.