Diego Godín, el futbolista uruguayo número 23 en la historia del Cagliari

Diego Godín firmó contrato este viernes por tres temporadas en el Cagliari, un equipo con una clara tradición uruguaya. Además de los tres charrúas que se encuentran en el actual plantel (Nahitan Nández, Cristian Oliva y Gastón Pereiro), el equipo de la isla de Cerdeña tiene una vasta historia que lo vincula con Uruguay.

“La cantidad de uruguayos que jugaron aquí también fue importante para tomar la decisión porque también aquí jugó mi suegro (José ‘Pepe’ Herrera) y mi esposa Sofía nació aquí, Tabárez fue entrenador del Cagliari… son tantas cosas que acortan un poco la distancia entre Uruguay y Cagliari por lo que me harán sentir más cerca de mi país”, comentó Godín al día siguiente de oficializarse su llegada a su nuevo club.

El capitán de la Selección Uruguaya de fútbol será el uruguayo número 23 en vestir la ‘maglia’ de los Rossoblu, si bien hubo dos jugadores celestes que no llegaron a disputar ningún encuentro oficial en el club italiano.

El primero en llegar al Cagliari desde la República Oriental del Uruguay fue Waldemar Victorino para la temporada 1982/83 donde jugó 17 partidos y anotó dos goles. Tras un año regresó al continente sudamericano para sumarse Newell's Old Boys.

Luego pasaron ocho años para que volvieran a haber uruguayos jugando de locales en Cerdeña: 1990 llegaron José ‘Pepe’ Herrera, Enzo Francescoli y Daniel Fonseca. El primero de ellos jugó cinco temporadas en la institución italiana, disputando 164 partidos oficiales y convirtiendo quince goles. Fonseca estuvo dos años pero con un gran promedio de gol (17 en 52 partidos); y Francescoli llegó a jugar más de cien encuentros convirtiendo 19 goles.

Fonseca se fue al Nápoli para la temporada 1992/93 pero siguieron siendo tres los charrúas en el club dado que para ese mismo año llegó Marcelo Tejera, procedente de Defensor Sporting. Con veinte años, Tejera sólo jugó siete partidos y se marchó sin haber podido gritar un gol oficial con la camiseta del Cagliari.

En 1995 (ya sin Herrera ni Francescoli) llegó Dario Silva que disputó 97 partidos y gritó goles propios en 24 oportunidades. En 1996 llegaron otros dos compatriotas con suerte dispar: Luis Romero jugó apenas once partidos sin convertir y Fabián O’Neill deslumbró a toda la isla y a todo el fútbol italiano, tanto que la Juventus decidió comprarlo en el 2000. El juego del Mago Fabián lo convirtió en ídolo de la afición, anotó 16 tantos pero sobre todo su calidad dejó una marca imborrable como cuando el 27 de febrero del 2000 le hizo tres caños a Gennaro Gattuso en el partido ante Milan jugado en Cerdeña.

Durante dos temporadas en el Cagliari, O’Neill coincidió con otros dos ídolos uruguayos del club, aunque ambos con características de juego diferentes: en 1998 llegaron el mediocampista de recuperación Nelson Abeijón (12 goles en 175 partidos como futbolista Rossoblu) y el defensa Diego ‘Memo’ López, el oriental que más encuentros ha disputado con el Cagliari: 343 (convirtiendo nueve tantos).

Horacio Peralta jugó cuatro partidos en la temporada 2004/2005, y Fabián Carini estuvo en el arco del Cagliari en ocho encuentros en la sesión siguiente. El golero coincidió en su primer año con el defensa Joe Emerson Bizera, quien en dos temporadas y media jugó cuarenta encuentros.

Pablo Ceppelini llegó en enero del 2011, disputó tres partidos, partió al Lumezzane italiano a comienzos del 2013 y luego se fue a Eslovenia para jugar en NK Maribor. Matías Cabrera jugó 27 encuentros (anotó un gol) entre 2013 y 2014; y Matías Vecino jugó el primer semestre del 2014 cedido desde la Fiorentina, convirtiendo dos tantos en nueve partidos jugados.

En 2015 Alejando González no tuvo la continuidad que fue a buscar desde el Hellas Verona y tras ocho partidos volvió a la institución de Véneto.

Los últimos jugadores uruguayos que llegaron al club aún hoy siguen defendiendo los colores del Cagliari: Christian Oliva (arribó en enero del 2019 desde Nacional), Nahitan Nández (llegó en agosto del año pasado procedente de Boca Juniors), y Gastón Pereiro firmó contrato en enero del 2020 para sumar minutos ante la poca continuidad que tenía en el PSV Eindhoven.

Hubo dos uruguayos que no jugaron oficialmente: si bien jugó varios partidos en el equipo Primavera del club, Claudio Herrera no llegó a debutar en Primera División; y Sebastián Rosano no pudo sumar minutos oficiales en el primer semestre del 2008 y regresó a Montevideo Wanderers.

A estos 23 jugadores uruguayos en la historia del Cagliari hay que agregar además a los siguientes entrenadores: Óscar Washington Tabárez (fue técnico del club en la temporada 1994-1995 antes de dirigir al Milan), Gregorio Pérez (1996), y Diego López, quien luego de estar doce años como futbolista (desde 1998 hasta su retiro en 2010) fue entrenador del club en las temporadas 2013/14 y 2017/18.

Ahora será el momento de que Diego Godín escriba su propia historia, aumente el legado uruguayo en Cerdeña y mantenga las puertas abiertas para el arribo de más compatriotas.