Previa Fórmula 1: ¿En qué nos quedamos y qué sigue? Capítulo 1

play
Checo: El auto lo tengo y ahora está en mí maximizarlo (1:01)

Sergio Pérez habló de sus objetivos con Red Bull y las nuevas oportunidades que tendrá con la escudería, (1:01)

Contra todos los pronósticos y lo que se vivió en el mundo hace un año, la Fórmula 1 no sólo no paró sino que se volvió cada día más intrigante y viva.

Sólo 17 Grandes Premios en 2020, la gran mayoría con escalinatas de metal y hormigón sin carne, mudos testigos de las hazañas de Lewis Hamilton y la gloria primeriza del mexicano Sergio “Checo” Pérez y Pierre Gasly.

El 2021 promete 23 carreras. Esperemos que se cumplan y que en la mayoría sea seguro tener espectadores, que definitivamente valen más que cualquier motor o micrófono, pero hace un año, había que adaptarse, sobrevivir y se hizo.

De un calendario a otro, cuatro pilotos perdieron su empleo: los dos de Haas, Magnussen y Romain Grosjean, el ruso de Alpha Tauri, Daniil Kvyat, y el pagano de todo el malévolo juego de las sillas, el tailandés Alex Albon.

Obviamente, llegaron cuatro volantes como titulares: el japonés Yuki Tsunoda, el ruso Nikita Mazepin, el hijo de la leyenda, Mick Schumacher, y el dos veces campeón e incombustible Fernando Alonso.

Así como 2020 fue la confirmación del dominio de Hamitlon y Mercedes, 2021 se erige como la esperanza de que Red Bull, McLaren, Alpine y Aston Martin, o al menos uno de ellos, puedan acabar con ese monólogo de flecha que fueron plateadas para volverse negras.

Vayamos al repaso uno por uno de los pilotos y los retos que se les avecinan. Prácticamente todos están en la teja que marca el parteaguas de su vida deportiva.

MERCEDES

Lewis Hamilton

¿En qué nos quedamos?

Fácil. En que el hombre que pareciera con la agenda copada por 11 victorias en el año y su séptimo título para empatar a Michael Schumacher se dio tiempo para "obligar" a la FIA a tomar conciencia contra el racismo, sin olvidar su batalla (esa sí perdida) por volver a todos su colegas al veganismo.

¿Qué sigue?

Por increíble que parezca, Hamilton acabó contrato con Mercedes y tardaron más de dos meses, de hecho, fue el último piloto en ser confirmado para la parrilla. Un despróposito total siquiera imaginar que Lewis no compitiera en 2021, pero sus pretensiones se alejan de las de Mercedes y prueba de ello es que sólo firmaron por un año.

El británico quiere compromiso a largo plazo; cobra muchísmo ($47 millones), mientras que Mercedes tiene un joven valor como George Russell, barato, talentoso y que ya se está pasando de tueste en el horno de espera llamado Williams.

Hamilton es el favorito para ganar el título, el que sería el histórico octavo. Podría apostar que lo conseguirá a menos que un "toro" se cruce en su camino.

Este es el año en el que se definirá si Hamilton se va o se queda en Mercedes.

Valtteri Bottas

¿En qué nos quedamos?

El finlandés empezó 2020 como siempre, muy caliente, pero se congeló durante el año y aunque hizo la tarea para Mercedes, cada vez más parece el ayudante a disgusto.

¿Qué sigue?

Difícil imaginar un presente diferente para Bottas, salvo que su aparición sin ropa en un sauna en Drive To Survive presagie una carrera en el cine. Es un buen piloto, rápido los sábados, pero un escolta los domingos.

Es el año en el que se puede terminar el eterno intento fallido de Bottas para dar paso a Russell.


RED BULL

Max Vestappen

¿En qué nos quedamos?

Con un auto notoriamente inferior, Max se subió al podio constantemente y ganó dos Grandes Premios. El neerlandés cautivó, nuevamente, con sus manos tocadas por los dioses de las pistas.

Un “enfant terrible”, genio y prodigio.

¿Qué sigue?

Dice Jo Ramírez, y algo de razón debe tener, que Max Verstappen es el único digno sucesor de Ayrton Senna.

El hijo de Jos Verstappen está llamado a ser, eso sí, el que rompa el monopolio Hamiltonista, al menos eso pronostica su talento.

Es el año para que esto pase, porque Red Bull pareciera tener el auto. Ya veremos.

Sergio Pérez

¿En qué nos quedamos?

Todo un culebrón fue su 2020. La historia del protagonista de una telenovela mexicana que tenía trabajo y un mal hombre se lo quitó para dárselo a un rico cuatro veces campeón y que prefirió a su hijo. El humilde piloto convenció de su talento al príncipe azul de los equipos y terminó en un "EL FIN" con boda con Red Bull, luego de una brillantísima victoria en Sakhir, en la que pasó del último lugar para tomar la bandera a cuadros.

¿Qué sigue?

Si cuando llegó a McLaren en 2013, “Checo” estuvo en el mejor lugar en el peor momento, ahora en Red Bull es el mejor lugar en el mejor momento de su madurez como piloto, sin perder velocidad, con un auto que parece que competirá contra Mercedes.

Cuidado con creer que Pérez lleva una etiqueta de piloto número dos. Basta cómo ver su número, que son dos “unos” (11) para notar su linaje.

No olvidar que “Checo” sólo tiene un año de contrato y debe convencer inmediatamente para conseguir una renovación temprana.


McLAREN

Lando Norris

¿En qué nos quedamos?

El niño de los ojos de Zach Brown tiene simiente de campeón y sonrisa de comercial de dentrífico. Constante, fue clave para el tercer lugar de constructores de la fábrica de Woking.

¿Qué sigue?

Lo menos que se espera es que suba más al podio y, ¿por qué no?, que sea el año en el que gane un Gran Premio, algo que nadie ha hecho en McLaren desde 2012.

Daniel Ricciardo

¿En qué nos quedamos?

Cuando ya nos habíamos acostumbrado a verlo en Renault luego de dejar Red Bull, el simpático australiano anunció su mudanza a McLaren.

Le dio dos podios a Cyrille Abetiboul y lo comprometió a hacerse un tatuaje.

¿Qué sigue?

Ricciardo no es un campeón mundial, pero cobra como tal. Se da el lujo de moverse de equipo en equipo en la búsqueda de la combinación que le dé primero el consentimiento que quiere y el auto para ganar.


ASTON MARTIN

Lance Stroll

¿En qué nos quedamos?

El hijo de su papá también es un piloto que puede ganar una pole position o subir a un par de podios. Se desapareció de los puntos durante media temporada y fue el culpable de que Racing Point, hoy Aston Martin, no obtuviera el tercer puesto por equipos.

¿Qué sigue?

Contrario a lo que se pueda pensar, Stroll maneja y tiene un auto que es casi un Mercedes, así que no ganar un Gran Premio, debería ser motivo de no recibir su mesada.

Sebastian Vettel

¿En qué nos quedamos?

Dio pena verlo en 2020. Un fantasma de sí mismo, un ser casi sin voluntad al que Ferrari colgó toda su ineptitud. Su salida de Ferrari provocó de alguna manera que, al menos, cuatro escuderías cambiaran de piloto. Ser tetracampeón provoca esos sismos.

¿Qué sigue?

Es el año en el que Vettel demostrará que nunca olvidó cómo manejar o caminará lentamente al retiro.


FERRARI

Charles Leclerc

¿En qué nos quedamos?

Con el Ferrari 2020, hasta Leclerc parecía un desprovisto de clase. Se las arregló para subir a algún podio y dar alguna carrera decente.

¿Qué sigue?

Lo que pueda o no hacer depende del progreso de Ferrari en relación con el resto de la parrilla. Leclerc no puede hacer milagros.

Carlos Sáinz

¿En qué nos quedamos?

Español de cuna, racing que poco a poco se gana su propio respeto sin acudir al apellido.

¿Qué sigue?

Ir de McLaren a Ferrari en otros tiempos significaría un paso de piloto de élite. En estos tiempos, es pasar de un equipo que sale de una maldición a uno que parece empezar otra.


ALPINE

Esteban Ocon

¿En qué nos quedamos?

Su regreso a la F1 fue una tanto gris, pero se subió a un podio y recuperó un poco de lustre.

¿Qué sigue?

Se decía que Ocon tenía madera. En este año, o se instala en la medianía o mide sus fuerzas con un gallo como Alonso.

Fernando Alonso

¿En qué nos quedamos?

El bicampeón que se autoexilió de la F1 en un berrinche vuelve por sus fueros a la "temprana" edad de 39 añitos. Pasó por la Indy 500, Le Mans, Dakar y cualquier tipo de carreras.Buenas piezas para su museo.

¿Qué sigue?

Se espera que Alonso sea Alonso y seguramente lo será. Alpine no pinta para ser el equipo más poderoso, pero Fernando es un ingrediente que siempre sazona cualquier carrera.


ALPHA TAURI

Pierre Gasly

¿En qué nos quedamos?

¡Ganó un Gran Premio con Alpha Tauri en Monza! ¿Hay que decir más?

¿Qué sigue?

Difícil repetir un triunfo, pero ya se dice que Alpine le guiña el ojo.

Yuki Tsunoda

¿En qué nos quedamos?

El muchacho japonés que parece salido del animé deslumbró en la F2 y está por derecho propio en la F1.

¿Qué sigue?

Meteórico y enigmático. Tiene que ser el novato del año, porque es el único nuevo que tiene auto para pelear algo.


ALFA ROMEO

Kimi Raikkonen

¿En qué nos quedamos?

Kimi dio buenas carreras que casi nadie notó, de los bemoles de estar en un equipo de abajo de la tabla.

¿Qué sigue?

Raikkonen es un clásico viviente. Cada año deja momentos geniales en un rebase, un mensaje grosero en el radio o una conferencia donde sus gestos nos hacen el día.

Antonio Giovinazzi

¿En qué nos quedamos?

El amable chico italiano que soñaba con ser llamado a Ferrari no dio argumentos para ello, pero se desilusionó.

¿Qué sigue?

Ha mostrado muy poco. No hay por qué esperar más de él.


HAAS

Mick Schumacher

¿En qué nos quedamos?

El guion estaba escrito desde el primer día que subió a un gokart: llegaría a la F1. Es un Schumacher y ganó la F2. Yo lo habría subido, aunque no lo hubiera hecho.

¿Qué sigue?

Augurar un cuento de hadas donde tenga una temporada genial es utópico. En Haas aprenderá a perder para luego sentir pasión por ganar.

NIkita Mazepin

¿En qué nos quedamos?

El ruso cuyo arrojo en la pista y papá que arroja billetes ganó carreras y peleó por el título de la F2 con Tsunoda y Schumacher, pero los detalles que más se recuerdan de él son agresivos movimientos en la pista y contra chicas que viajan en autos de calle con él.

¿Qué sigue?

Un buen piloto con un mal coche es un peligro para sí mismo, porque tratará de sacarle lo que no tiene. Un piloto sin cabeza en un mal coche es un peligro para sí mismo y para los demás. Cadena de buenos deseos para que Nikita entré en razón.


WILLLIAMS

George Russell

¿En qué nos quedamos?

El prodigio que Mercedes incuba en Williams pudo subir al auto de Hamilton cuando sufrió COVID-19. Pudo haber ganado y por ello hay quien ya cree que es mejor que el que tiene 95 victorias en F1. Calma.

¿Qué sigue?

Williams debe mejorar, pero no tanto como para que tenga mucho más chance que en 2020. La existencia de Haas significa que no serán el peor equipo. La esperanza de Russell es que Lewis falte a una carrera.

Nicholas Latifi

¿En qué nos quedamos?

Por momentos, olvidamos que estaba en la parrilla.

¿Qué sigue?

Hasta donde llegue el dinero que lo tiene en la categoría.

PRONÓSTICO PARA BAHRÉIN

Pole position: Max Verstappen Ganador: Max Verstappen Segundo: “Checo” Pérez Tercero: Lewis Hamilton

SIGUIENTE GP: GRAN PREMIO DE ITALIA (E DELL'EMILA ROMAGNA) - Abril 16-18.