Justin Herbert, extrovertido en apariencia, todo un líder en el campo para los Chargers

play
Justin Herbert, un claro favorito al Novato Ofensivo del Año (1:31)

Javier Trejo Garay analiza el desempeño del egresado de Oregon en su corta carrera con Los Angeles Chargers. (1:31)

Justin Herbert no es el jugador más extrovertido en la NFL, quizá hasta disfruta no ser el centro de atención, pero su calidad como quarterback lo convirtió rápidamente en, quizá, la única razón que hace sonreír a los aficionados de Los Angeles Chargers en medio de otra decepcionante temporada para el equipo angelino.

Su papel como líder del equipo es un trabajo en progreso en el que, por jugar en la posición más importante, Herbert ya experimentó lo que ser el centro de atención, luego de cambiar su look con lo que para él se trató sólo de un corte de pelo.

“Simplemente era tiempo de cortarlo, ya estaba muy largo”, dijo Herbert con una pequeña sonrisa al ser cuestionado tras dejar atrás el pelo largo que alejaba de su rostro con una banda elástica. “Podría parecer que soy supersticioso, pero no lo soy”.

Herbert asume su nuevo rol de liderazgo con gran tranquilidad y compostura, pues el nuevo quarterback de los LA Chargers de tan sólo 22 años de edad, tiene los reflectores puestos en él.

“Conocer a mis compañeros (me ha ayudado). Estar cómodo en el campo con ellos, sabiendo que puedo acercarme para cualquier situación. Todo eso me ha ayudado a asumir mi rol (de liderazgo)”, compartió Herbert quien suma hasta ahora 238 pases completos de 350 para 2699 yardas y 22 anotaciones.

“El chico es especial, es un talento especial. Estamos felices de tenerlo de nuestro lado y seguirá creciendo. Para un novato, llegar de esa manera es increíble. Lo ves creciendo cada juego. Es emocionante verlo”, destacó el ala cerrada Hunter Henry.

Siempre que Herbert aparece ante las cámaras, se muestra serio, concentrado y da respuestas concisas a los cuestionamientos. Tímido, callado, introvertido son algunos adjetivos que han sido empleados para describir a Justin desde sus inicios en el deporte, aunque el mismo Herbert difiere.

“La primera impresión puede parecer eso (que soy introvertido), pero cuando me conocen, es diferente, mis compañeros aquí en el vestidor opinarían lo contrario”, señaló Justin, quien estudió biología en la universidad.

Nadie dudaba de su capacidad atlética, su gran brazo para lanzar y su físico ideal para la posición (1.98 metros de estatura), pero desde sus inicios, la eterna duda giraba alrededor de su personalidad.

A principios de año, en las múltiples plataformas de los medios de comunicación se analizaba a cada uno de los principales prospectos de cara al Draft de NFL. Un tema a discutir cuando se hablaba de Herbert era si tendría o no la personalidad para ser un líder en la liga.

Hasta el momento, Herbert ha demostrado un gran temple. Para todos aquellos que dudaban de su capacidad de guiar a un grupo, ha quedado demostrado que sus compañeros de equipo responden al joven quarterback en la cancha.

“Habla fuerte cuando tiene que hacerlo, puedo decirte eso”, dijo el coach de Chargers Anthony Lynn. “Es un buen comunicador y los muchachos le responden. Estoy satisfecho con lo que he visto hasta ahora”.

La preocupación respecto a su personalidad no se limitaba a un tema de la prensa. Los mismos entrenadores de Justin en sus inicios en el nivel colegial con los Oregon Ducks, compartían dicho sentir.

Willie Taggart, quien fue su coach en 2017, pedía más liderazgo por parte de Herbert. Taggart fue quarterback estrella como jugador en la Universidad de Western Kentucky, por lo que quería a un Herbert más locuaz.

“He mejorado mucho en ese aspecto”, dijo Herbert sobre su rol en el vestidor de los Chargers. “Diría que soy genuino, soy yo mismo como líder. Hablo cuando hay cosas que deben decirse. Se trata de detectar los momentos oportunos, cuándo decir algo a algún compañero y cuándo no. Soy yo mismo en el campo y los demás responden bien a eso”.

Herbert ha iniciado su carrera en la NFL con el pie derecho. La desafortunada lesión de Tyrod Taylor por negligencia médica apresuró su debut en la Semana 2 y desde ese momento, el novato no ha decepcionado y ha dejado en claro su proyección como futura estrella de la liga.

“Su ética de trabajo y la manera que trabaja cada día son cosas que le han ayudado. Está siendo un líder de esa manera. Quizá no sea muy vocal, muchos novatos no lo son, pero cada semana se ve cómo sus compañeros le responden mejor”, destacó Lynn. “Si sales al campo y trabajas duro, eso es lo que necesitas. Muchas veces se puede mostrar más con acciones que con palabras y (Justin) está haciendo un buen trabajo en eso”.

En la Semana 7, Herbert consiguió su primera victoria en la NFL en un duelo ante los Jacksonville Jaguars en el que completó 27 de 43 pases para 347 yardas, tres touchdowns y otro por tierra. El triunfo fue un merecido reconocimiento a sus actuaciones, pues con números similares en los sus primeros cuatro partidos como titular, los Chargers no pudieron sacar la victoria.

“Mejor, imposible”, dijo Herbert sobre la sensación de obtener su primera victoria. “(Los triunfos) son muy difíciles de obtener, por lo que hay que disfrutarlos y prepararse para el siguiente juego”.

Los récords sólo son parte del trabajo

Quizá Herbert no tenga la personalidad extrovertida de Patrick Mahomes o Russell Wilson, pero, en lo deportivo, ya ha conseguido registrado estadísticas que lo ponen en la misma categoría que ambos.

Herbert es apenas el segundo quarterback en la historia de NFL con al menos 250 yardas en sus primeros siete juegos como titular, después de que Mahomes lo logró su segunda campaña en la NFL, en 2018, y extendió la racha a 10 juegos en 2019.

Con sus cuatro años como quarterback de los Ducks de la Universidad de Oregon como prueba, se sabía que Herbert tenía un gran brazo y en la NFL lo ha explotado. Es líder de la liga en pases completos de al menos 50 yardas con seis.

En su victoria sobre los New York Jets, Herbert extendió a cinco su racha de juegos con al menos tres pases de anotación, marca para un pasador novato en la historia de la NFL. Actualmente, está en la séptima posición de la lista de más pases para touchdown para un quarterback novato con 23, a cinco del primer lugar, Baker Mayfield, quien sumó 27 en 2018.

“En lo personal, intento no enfocarme mucho en eso”, dijo Herbert sobre los récords. “Intento ver los triunfos y derrotas. En el futuro, lo único que queremos es ganar juegos. Los récords son increíbles, siempre y cuando estemos ganando partidos y haciendo las cosas correctas en el campo, eso es lo más importante”.

La historia de Herbert en los Chargers apenas comienza, pero es un hecho que los angelinos encontraron en el pasador a un gran líder para el futuro.

“Cada que uno puede ser locuaz y tener voz de mando en el campo, ayuda a todos, ayuda a la ofensiva. Cada que puedo alzar la voz y decir algo que será beneficioso para el equipo, considero es de suma importancia para nosotros. Estoy trabajando para mejorar en ese aspecto y esto sólo podrá llevarnos a cosas buenas”, señaló Herbert.

Contrario a la leyenda de Sansón, lejos de que el corte de pelo le quitara fuerza, Herbert parece haber ganado más confianza en su papel con los Chargers, dentro y fuera del campo.