Mick Schumacher: ganó en Rusia con la Fórmula 2 y Alfa Romeo lo espera en la Fórmula 1

Mick Schumacher ganó la carrera 1 de Fórmula 2 en el GP de Rusia. Getty

El pasaporte deportivo de Mick Schumacher tiene estampado el sello de Fórmula 1 desde el momento que decidió subirse a un karting. Su trayectoria largamente avala la chance de que el hijo del heptacampeón de la Máxima finalmente ocupe una butaca en el selecto grupo que alberga apenas a 20 pilotos. Fue subcampeón de Fórmula 4 Italiana y Alemana (ambos en el 2016), campeón de Fórmula 3 (2018) y actual líder de la Fórmula 2, con números que impactan: suma dos triunfos (el último en la carrera 1 del Gran Premio de Rusia, en Sochi) y nueve podios, para liderar el torneo. Sus dotes están a la vista. Veloz, consistente y súper profesional son los atributos que lo destacan y le dan el crédito competitivo para llegar a la F-1; no sólo se trata de portación de apellido como ocurrió algunas veces en el pasado y que terminaron en experimentos fallidos, como el caso de Bruno Senna, por citar un ejemplo.

Claro, más allá de los merecimientos deportivos, la llegada de Mick Schumacher a la Fórmula 1 será recibida con los brazos abiertos por Liberty Media, la empresa que maneja los destinos comerciales del Mundial. Los encargados del marketing ya tienen sus fauces abiertas para recibir al joven germano, de 21 años, quien podría desembarcar en 2021 con un Alfa Romeo. La llegada del hijo de Michael, para enfrentarse a Lewis Hamilton, el piloto destinado a destrozar todos los records del ex-Ferrari. Mejor promoción, imposible. Ya se refriegan las manos en la compañía.

La movida marketinera ya está sobre la mesa. Los antecedentes deportivos del pequeño Schumacher están a la vista. Solo falta la butaca, y ahí entra Alfa Romeo, tal vez no la mejor opción deportiva, pero sí una buena posibilidad para foguearse. El alemán pertenece a la Ferrari Driver Adademy. A los popes de la Scuderia les brillaron los ojos con la idea de tener en sus inferiores al hijo del piloto que le brindó cinco títulos y que hoy sigue convaleciente del accidente de esquí que sufrió en el 2013. Mercedes-Benz también lo tanteó en su momento. Pero ya está, Schumi se vistió de rojo. Para 2021, la formación del Cavallino será Charles Leclerc y Carlos Sainz. Así, el hijo del heptacapeón tendría su lugar en el segundo equipo de la Rossa, Alfa Romeo. La formación 2020 del team dirigido por Frederic Vasseur la integra Kimi Räikkönen y Antonio Giovinazzi. El finlandés, a los casi 41 años (los cumplirá el 17/10) no decidió su futuro. Si quiere continuar, tendrá asegurada su butaca. Nada mejor para Schumacher que la experiencia del campeón 2007 para su estreno en la Máxima. ¿Y el italiano? Otro integrante de la Academia de Ferrari que, más allá del nivel del auto, no logró asentarse con firmeza y poco le costaría a Ferrari hacerlo a un lado para darle la butaca a Schumi. Sea quien sea el que deje el lugar, el desembarco del alemán paga dos pesos.

play
7:09

Emocionante: la Ferrari campeona de Michael Schumacher volvió a girar manejada por su hijo

Mick aceleró la F2004 con la que su padre logró el séptimo título de Fórmula 1. Fue en Mugello, durante los festejos por las 1000 carreras de la Scuderia en la Máxima.

“Estoy centrado, al cien por cien, en la temporada de Fórmula 2 y aún no ha terminado”, dijo el alemán sobre su posible salto a la Fórmula 1. Ganar el título sería el espaldarazo ideal para Schumi, quien siempre fue llevado de a poco por su familia y Sabine Kehm, la representante de su padre.