Como Lewis Hamilton, en 2011 Checo Pérez también fue descalificado por el alerón trasero

El reglamento técnico de la F1 tiene pautas muy finitas, milimétricas e infringirlas les ha costado a pilotos como Hamilton y Checo Pérez, todo un día de trabajo

Lewis Hamilton, piloto de la escudería Mercedes, salió último en la Calificación Sprint para el GP de Brasil, luego que la FIA anunció su descalificación tras no cumplir con las medidas permitidas de la zona de DRS, por lo que perdió la oportunidad de arrancar desde la primera posición.

El piloto británico acató el castigo y salió último en la parrilla de salida. Para luego terminar quinto -sin embargo, tiene otra sanción pendiente y arrancará 10mo el GP de Sao Paulo-.

De esta forma, Mercedes dejó la puerta abierta para que Red Bull y Max Verstappen puedan despegarse en el campeonato de pilotos y quizá tomar el liderato en el de constructores.

A propósito de esta sanción, cabe destacar que Checo Pérez fue sancionado en su primer año en la Fórmula 1 por un incidente similar con el alerón trasero. En ese entonces, Checo llevaba apenas meses como piloto ofical en la máxima categoría del automovilismo y corría con la escudería Sauber.

En aquel entonces, los comisarios del GP de Australia descalificaron a Checo Pérez y a su coequipero Kamui Kobayashi, porque el alerón trasero de sus coches infringió el reglamento.

Checo Pérez, de entonces 21 años, logró en su carrera debut en la Fórmula 1 el séptimo puesto, justo un lugar arriba de Kobayashi.

Los comisarios dijeron que Sauber infringieron las normas técnicas 3.10.1 y 3.10.2, mismas que especificaron el tamaño, las longitudes y las distancias entre las distintas piezas en la parte trasera del coche.

“Es un resultado sorprendente y decepcionante”, alegó James Key, director de la escudería Sauber en ese momento.

“Parece que es una cuestión sobre la superficie de arriba de la parte más alta del alerón trasero, que no es la superficie de trabajo del componente, por lo que carece relativamente de importancia. No aporta ninguna ventaja al rendimiento”, dijo Key.

Checo Pérez ahora de 31 años vive una realidad en la F1 completamente distinta: ya es un experimentado piloto y compite en la organización que busca desplazar a Mercedes como la primera fuerza.