Checo Pérez deberá ser el ministro de defensa para Red Bull en 2022

El piloto mexicano deberá mejorar lo hecho en el 2021 para que la escudería vuelva a ganar un Campeonato de Constructores.

El piloto mexicano, Sergio Pérez, deberá afrontar su segunda temporada con Red Bull con un objetivo claro, ser tercer lugar, al menos, en el mundial de pilotos y repetir el rol que desempeñó a lo largo de 2021 que derivó en la coronación de Max Verstappen como campeón mundial.

El tapatío llegó al equipo austriaco para suplir a Alex Albon, un papel que desempeñó con creces al lograr con junto a Max Verstappen cuatro podios dobles, un hecho que para el próximo año deberá superar.

Las exigencias para Checo Pérez se elevarán y dentro del equipo tiene a su primer crítico, el asesor Helmut Marko, quien no tiene reparo, ni se muerde la lengua cuando se trata de cuestionar al mexicano, pero también lo ha elogiado a lo largo del año.

Checo Pérez tuvo como rival directo en 2021 a Valtteri Bottas, pero el próximo año tendrá un contrincante diferente en la parrilla, el nuevo piloto del equipo Mercedes, George Russell, quien con sus 23 años de edad vivirá su primera oportunidad como estelar.

Este año logró un total de 190 puntos, por lo que en el 2022 deberá romper la barrera de las 200 unidades, especialmente pensando que este año se retiró en tres ocasiones y quedó fuera del top 5 en seis carreras.

El punto a favor que tendrá Checo Pérez, es la adaptación que logró a lo largo de los últimos 12 meses dentro de la organización y al RB16B que lo llevó a obtener un triunfo en Azerbaiyán. Con esto, piloto y sus ingenieros tuvieron una retroalimentación de lo que será la próxima temporada, misma que sufrió una modificación importante en su reglamento y congeló el desarrollo de los motores.

Checo deberá ser el “ministro de defensa” que necesita Red Bull a lo largo del año, convirtiéndose en un dolor de cabeza para Lewis Hamilton y ayudar a que la escudería alcance un nuevo campeonato de constructores.

El mexicano tendrá todas las miradas encima. Con un contrato que le asegura la permanencia durante solo 12 meses, deberá conducir y obtener resultados de podio desde las primeras carreras, mientras que fuera del asfalto deberá cuidar su puesto ante algunos rivales que lo desea, como Alex Albon, Pierre Gasly y los jóvenes de la academia de Red Bull que buscan dar el salto al Gran Circo.